Bolo, un perro rescatado del infierno de insalubridad que había en el refugio Hábitat, en el municipio de Allende, Nuevo León, logró salir sano de su piel, en comparación con los otros 29 animales que fueron salvados por organizaciones de protección animal.

Este perrito no sufrió contagio de sarna demodecica y sarna sarcóptica, como el resto de la manada, pero hoy en día está en revisión para determinar su cuenta con parásitos intestinales o algún tipo de desnutrición.

Solo salió positivo en erliquia (ehrlichiosis canina), que también se e conoce como “la enfermedad de las garrapatas”.

“Gracias a Dios, por alguna razón no se contagio de serna”, explica Ivonne Escárcega Sáenz, representante de la asociación Prodefensa Animal, A.C. (Prodan).

Bolo fue uno de los últimos animales rescatados del refugio Hábitat, ubicado en el municipio de Allende, Nuevo León.

Con un semblante de tristeza, Bolo llegó a una veterinaria para su atención, junto con otros dos perros, quienes arribaron en condiciones de salud graves.

bolo perro rescatado del refugio habitat en nuevo leon

Este animal habría sido uno de los que arribaron de la Ciudad de México, tras el sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre.

Se informó que las condiciones del resto de la manada rescatada el pasado martes aún continúa en observación y tratamiento.

Por redes sociales, los regiomontanos claman justicia para el maltrato de estos animales y piden un castigo ejemplar contra Luis Marroquín, propietario del albergue Hábitat.

En la página de Facebook de la organización Adopta Monterrey A.C., la usuaria Flor Jiménez, subió una foto de Luis Marroquín, donde piden que dé la cara ante sus engaños por maltrato animal.

Entre los comentarios de este post, señalan que recibía apoyo económico del Municipio de Allende.

“Que lo encierren al maldito”, escribió la usuaria Aracely Rojas.

PODRÍA INTERESARTE: EL PARAÍSO DE LOS PERROS QUE SE VOLVIÓ UN INFIERNO