El Diario Oficial de la Federación publicó hoy que la venta del terreno de 125 hectáreas que alberga actualmente al Campo Militar número 1-F, ubicado en Santa Fe, fue cancelada pues la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que lo seguirá utilizando para actividades castrenses.

En marzo de este año, la agencia Reuters informó que el terreno, que tiene una extensión de cuatro veces el tamaño de Disneylandia, se convertiría en uno de los desarrollos inmobiliarios más importantes de Latinoamérica después de que la Sedena informará que ya no le era de utilidad para sus funciones.

Desde el 24 de enero, el gobierno mexicano había publicado en el Diario Oficial de la Federación la desincorporación del terreno de la Sedena dando vía libre para su posible venta a través de Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE).

Hoy el acuerdo publicado quedó sin efectos y en el Diario Oficial de la Federación sólo se especificó que la dependencia militar seguirá utilizando el terreno en el que se encuentra una fábrica de armamento, la cual supuestamente sería mudada al municipio de Oriental, Puebla.

La actual base militar está compuesta por grandes áreas verdes y se encuentra ubicada entre Santa Fe y Lomas de Chapultepec, cerca de las torres de departamentos construidas por el empresario Carlos Slim, en la zona conocida como Nuevo Polanco.

Ante el proyecto de venta, autoridades de la Ciudad de México habían señalado los problemas que la misma acarrearía a la zona pues se incrementaría el tráfico y la falta de agua. El propio ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, había advertido que de concretarse la venta, sólo se podrían comercializar 30 de las 125 hectáreas.

Según la agencia Reuters, en el terreno, ubicado en la Avenida Vasco de Quiroga, número 1401, colonia Santa Fe, delegación Álvaro Obregón, se planeaba la construcción de uno de los desarrollos inmobiliarios más grande de México y América Latina.


Te recomendamos leer: TERRENO MILITAR EN SANTA FE SERÍA CONVERTIDO EN MEGADESARROLLO INMOBILIARIO, SEGÚN REUTERS