Para frenar la incidencia delictiva que se concentra en la franja de la zona metropolitana, los gobiernos de la Ciudad de México y el Estado de México, así como la Secretará de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), anunciaron una estrategia de seguridad que entrará en vigor a partir del próximo primero de enero.

Entre las acciones acordadas por Claudia Sheinbaum, Alfredo del Mazo y Alfonso Durazo, destacan un fortalecimiento de operativos en las zona limítrofes de mayor afluencia, así como el despliegue de elementos adscritos a la Policía Federal, a la Policía capitalina, además de efectivos estatales y municipales.

Durante una reunión con medios, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo dijo que los dispositivos integrales “sin fronteras” buscará combatir los delitos de robo de vehículos, a cuentahabientes, a transporte público y de mercancías.

Asimismo, el titular de la SSPC adelantó que esta medida contara con el involucramiento directo de la Policía Federal, la jefa de gobierno local y el mandatario mexiquense, con la intención de dar respuesta a las problemáticas de inseguridad que surjan entre particulares.

En el acto, Sheinbaum destacó que la estrategia coordinada será aplicada con mayor fuerza en las delegaciones que presentan una mayor incidencia delictiva y que colindan con territorio mexiquense; por su parte, Del Mazo aseguró que se implementara un esquema de inteligencia y cruces de información para combatir la delincuencia.