La violencia en el sector magisterial se reactivo el día de ayer en la ciudad de Chilpancingo, cuando integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Guerrero tomaron por la fuerza las oficinas del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) de la misma entidad.

Los docentes pertenecientes al CETEG –sector estatal de la Coordinadora Nacional– vandalizaron las instalaciones de la Sección 14 del SNTE, robando equipo de oficina, muebles y lonas, para posteriormente provocar un incendio en el edificio.

De acuerdo con medios de la localidad, los maestros de la CNTE actuaron en dos frentes: unos plantados al frente de las instalaciones para evitar el acceso y otros desplegados al interior para comenzar el desalojo de trabajadores que estaban al interior.

Una parte de los artículos sustraídos en el asalto, fue destruido de inmediato; quemado en la explanada de las instalaciones sindicales, mientras que otra parte –mesas, sillas y equipo electrónico– fue llevado a los automóviles del contingente del CETEG.

Antes de retirarse, el colectivo de educadores advirtió que continuarán las movilizaciones en todo el estado, en una lucha para combatir a los sindicatos “charros” y lograr la democracia del sector magisterial.

Tras el acto, los integrantes de la Coordinadora se apoderaron de la caseta de cobro de Palo Blanco, ubicada en Chilpancingo, en donde solicitaron una cota de peaje “voluntaria” a los automovilistas que transitaron este jueves.