Todavía no acaba el invierno y la temperatura ya ha superado los 30 grados Celsius en la Ciudad de México.

Por la falta de espacios verdes, la temporada de calor se ha adelantado por lo menos dos meses, sin embargo, lo que preocupa es que esta situación pueda agudizarse en próximos días, advierte Cristina Ayala, maestra en Ciencias y doctorante en el posgrado de Sostenibilidad de la UNAM.

“En ciudades como la nuestra, donde cada día se extiende más el concreto y a la par se reducen las zonas verdes, suele presentarse un fenómeno conocido como ‘isla de calor’, el cual no solo afecta la temperatura recibida directamente del sol sino también la radiación térmica que suele absorber toda clase de materiales y que genera que la temperatura no se refleje o disipe de manera rápida”, explica.

Aunque en la capital se tiene una diversidad de microclimas por la disparidad de los terrenos en las alcaldías, señala la experta, una acción que podría ayudar a mitigar este problema sería la plantación de arboles nativos, porque no sólo proporcionarían una mejora en condiciones físicas de sombra, sino también en temas de temperatura y agua a nivel del subsuelo.


“Otro factor que ha perjudicado de manera directa en las condiciones medioambientales capitalinas es que las pasadas administraciones hicieron poco por reverdecer realmente la ciudad y solo optaron por medidas paliativas como jardines colgantes, terrazas verdes, reforestaciones mal hechas y en lugares alejados que no logran impactar en las zona donde más se necesita”

Cristina Ayala

Maestra en Ciencias y doctorante en el posgrado de Sostenibilidad de la UNAM

Adicional a las afectaciones relacionadas al medio ambiente, un aumento en la temperatura implica repercusiones en materia de salud, ya que es capaz de generar casos de insolación, deshidratación, enfermedades estomacales o incluso agudizar infecciones del tipo respiratorio.

Por ello, la catedrática añade que es necesario repensar el medio ambiente de un manera integral y no sólo como un fenómeno asociado a una moda o hechos puramente científicos, ya que todas las consecuencias siempre las padece el ciudadano de a pie.

Según registros de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC) local, la temperatura más alta que se ha presentado hasta el momento fue 30.7 grados Celsius, registrada a mediados de la semana pasada, por la cual se activó un protocolo de alarma para exhortar a capitalinos a tomar precauciones.

Sin embargo, de acuerdo con información oficial desprendida del Atlas de Riesgo de la Ciudad de México, en la capital se tienen detectados 2 mil 858 puntos que mantienen una marcada tendencia a presentar temperaturas elevadas, de 34 a 37.6 grados Celsius.

Asimismo, información recabada por la misma dependencia capitalina, revela que las alcaldías mayormente afectadas por la presencia de una alta temperatura son Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Iztacalco, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Tláhuac y Coyoacán.

Además de concentrar una incidencia de entre el 60 y el 100 por ciento de los puntos clasificados bajo la cualidad de temperatura de intensidad alta, las referidas demarcaciones comparten la situación de localizarse en las zonas mayormente urbanizadas o pobladas de la ciudad: centro y oriente, situación que se da en menor medida en el sur.

Por el contrario, en el resto de las demarcaciones territoriales se tiene identificada una mayor cantidad de puntos que son tendientes a mantener temperaturas de intensidad media e incluso baja, de entre las que destacan de mayor a menor Cuajimalpa, Milpa Alta, Tlalpan, Magdalena Contreras y Azcapotzalco.

En estos últimos cinco territorios, el factor de urbanización se mantiene menos desarrollado en comparación con otras alcaldías, sin embargo, también comparten la característica de albergar mayores extensiones de suelo de conservación y áreas verdes.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la temperatura máxima alcanzada en la capital del país es de 33.9 grados Celsius y fue reportada durante la tarde-noche del 9 de mayo de 1998.

Piden extremar precauciones

Por los recientes incrementos de temperatura en la Ciudad de México, la Secretaría de Salud (SS) local exhortó a capitalinos a tomar precauciones con la intención de evitar enfermedades y/o posibles golpes de calor, sobre todo entre los sectores más vulnerables como son adultos mayores, enfermos, mujeres embarazadas y niños.

Ante la probabilidad de nuevas olas de calor, la titular de la dependencia, Oliva López Arellano, recomendó el uso de bloqueadores y prendas que protejan de una exposición directa al sol, además de mantener una ingesta abundante de agua y evitar bebidas azucaradas.

También se pidió a la población consumir alimentos recién preparados o en su caso frescos y mantener una certeza de higiene en cuanto al origen y la preparación de los mismos.

En el marco de la Primera Semana Nacional de Salud en la CDMX, que comenzó ayer y tendrá lugar hasta el próximo 1 de marzo, la dependencia repartirá medio millón de sobres de Vida Suero Oral en sus 220 Centros de Salud para prevenir deshidrataciones y complicaciones por enfermedades estomacales.


Una acción que podría ayudar a mitigar este problema sería la plantación de arboles nativos, porque no sólo proporcionarían una mejora en condiciones físicas de sombra, sino también en temas de agua y temperatura a nivel del subsuelo

Arrecian incendios

La combinación de temperaturas mayores a los 30 grados Celsius y rachas de viento superiores a los 30 kilómetros por hora incrementan la probabilidad de incendios forestales y tales condiciones ya han cobrado factura en al menos dos alcaldías de la ciudad.

En Xochimilco, en una zona de pastizales identificada como Ciénaga Grande y Ciénaga Chica, tuvieron lugar dos siniestros. El primero causó afectaciones en 40 hectáreas y duró más de nueve horas el pasado miércoles; el segundo se produjo un día después y sólo se prolongó por un par de horas sin dejar consecuencias. En el pueblo de San Gregorio también se presentó un incendio el jueves pasado, sin embargo, tampoco dejó daños considerables.

Al poniente de la capital, en la alcaldía Álvaro Obregón, una zona de pastizales situada en la colonia Torres del Potrero también se incendió el pasado sábado aunque sin derivar en afectaciones.