A partir de hoy reabrirán en semáforo rojo las tiendas de artículos de cocina, comercios de acabados de construcción, papelerías y ópticas.

Estas actividades que, durante la declaración del color rojo en el semáforo epidemiológico por COVID-19 el pasado 18 de diciembre no se consideraron esenciales, se sumarán a los restaurantes que abrieron el pasado 18 de enero con la condición de que no operarán en espacios cerrados, es decir, solo pueden abrir sus terrazas o atender en mesas colocadas en la vía pública.

Eduardo Clark García, director de Gobierno de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de la Ciudad de México, informó que los negocios deberán cumplir varios requisitos para reabrir.

El primero, registrarse y aceptar los lineamientos en medidassanitarias.covid19.cdmx.gob.mx, después los comercios tendrán que implementar los protocolos requeridos.


Podrán operar aún al interior de centros comerciales, independientemente de la cantidad de empleados, siempre y cuando cumplan estas medidas: 20 por ciento de aforo y acceso de una persona por familia, así como el uso de cubrebocas del personal y los que asisten

Eduardo Clark García

Director de Gobierno de la Agencia Digital de Innovación Pública de la Ciudad de México

Además, dependiendo del número de contagios y saturación hospitalaria, el gobierno de la Ciudad de México pretende reactivar tiendas departamentales, plazas comerciales y autocinemas a partir del 1 de febrero.

“Las actividades al aire libre son por mucho las que tienen menor riesgo. En este caso estamos reactivando la operación de autocinemas”, mencionó Clark García.

El funcionario detalló que los comercios señalados retomarán actividades con aforo restringido de 20 por ciento, una sola persona por familia, horarios de operación de lunes a viernes de 11 a 18 horas, sábados y domingos cerrarán, y se realizarán pruebas PCR de COVID-19 semanales a los vendedores de piso.

“Son los que están en mayor contacto con la población que asiste a comprar; también se van a establecer mecanismos para venta en línea y recoger los productos en el estacionamiento para no tener que ingresar; y continuar con la implementación del Código QR para las personas que sí ingresen a estos espacios cerrados”, detalló.

Lo anterior, se dio a conocer después de que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informara que hay una reducción en la saturación hospitalaria por enfermos de COVID-19 en la ciudad.

“En la última semana podemos apreciar una ligerísima reducción de 1.3 por ciento comparado con los ingresos de la semana previa, que fueron cuatro mil 664 en comparación con los cuatro mil esta semana, lo que estabiliza los ingresos después de varios días en los que hubo un fuerte aumento”, indicó la mandataria local.

Además, la positividad en el número de pruebas rápidas diarias se mantuvo estable.

La semana pasada hubo una positividad de pruebas de 20.5 por ciento mientras que en la anterior de 23.7 por ciento. Esto aún cuando se aplicaron una cantidad similar de diagnósticos en comparación.

“En los últimos cuatro días de la semana se hicieron 21 mil 894 pruebas, que es más o menos igual a la semana previa, cuando se realizaron 22 mil”, declaró Sheinbaum.

También puedes leer:

El peor momento de la pandemia de COVID-19

La curva de contagios de COVID-19 nunca se aplanó