"Va a suceder (la salida de supernumerarios), tenemos que entregar la administración como nos la dejaron”

Pedro de Alba

Titular de Recursos Humanos Ayuntamiento Guadalajara


Para nómina en 2012, el Ayuntamiento destinó un presupuesto de 77 millones 187 mil pesos  y 22 millones 391 mil 327 pesos de honorarios asimilablesa sueldos.

Amenos de un mes del proceso electoral y a dos meses de terminar la actual administración municipal, cientos de servidores públicos del Ayuntamiento de Guadalajara se preparan para dejar sus cargos.

Son los empleados supernumerarios que trabajaron en labores de gobierno, pero también en actividades de campaña.

A muchos se les vio portando camisetas del PRI en las esquinas de la ciudad, donde  repartían calcomanías y regalos promocionales de los candidatos tricolores.

Otros se dedicaron a hacer campaña de piso visitando casas y repartiendo la tarjeta de beneficios “La Jalisciense”.

Muchos se justificaron diciendo que cumplían esta encomienda fuera del horario de trabajo.
Y sus labores de campaña se extendieron hasta el día de la elección, cuando el personal eventual se dedicó a repartir más de 38 mil desayunos y bebidas a los representantes del PRI en las casillas.

Catalogados como “Colaboradores A, B, C o D”, en la nómina de mayo pasado aparecen  más de mil 100 supernumerarios repartidos en diferentes dependencias.

En la nómina de supernumerarios también han sido identificados algunos coordinadores y jefes de área de la Secretaría General, la Secretaría de Administración, Servicios Públicos y Desarrollo Social.

En los pasillos del Ayuntamiento, la incertidumbre de los supernumerarios sobre su situación laboral empieza a ser notoria. Aunque muchos califican el despido como justificado ante la falta de recursos municipales.

Recursos Humanos se lava las manos

Desde enero de 2012, estos empleados dejaron de firmar contratos trimestrales, solo se les dio la opción de trabajar con contratos mensuales que ya no serán renovados, “pues ya cumplieron su función”, dice el titular de Recursos Humanos, Pedro de Alba Letipichia.

El funcionario asegura que aún no hay una petición expresa por parte de su dependencia para depurar las áreas antes de que concluya el gobierno actual.

Aunque admite que eventualmente se dará la orden a todo el personal del Municipio: “va a suceder, tenemos que entregar la administración como nos la dejaron”.

Aclara que si hay despidos en este momento, es porque cada dependencia giró sus propias instrucciones.

Y no es la primera vez que a mitad de año se hacen ajustes a la nómina de los supernumerarios.

En julio de 2011, el Ayuntamiento descontó a sus empleados supernumerarios 10 por ciento de su sueldo. El argumento fue que se trataba de una política de austeridad y que los recursos se aplicarían a algunos proyectos que nunca fueron explicados.

Para el ejercicio fiscal 2012, el Ayuntamiento destinó un presupuesto de 77 millones 187 mil pesos al pago de la nómina de eventuales y 22 millones 391 mil 327 pesos al rubro de honorarios asimilables a sueldos.

Este dinero tendrá que alcanzar para pagar los sueldos del personal contratado en la administración de Francisco Ayón y de los empleados supernumerarios del alcalde entrante, Ramiro Hernández García.

Y es que aunque ambas administraciones son priistas, el control de la nómina definirá el tipo de relación que tendrán los dos equipos, pues en cada inicio de administración son comunes los despidos masivos de personal.

Tan solo en el primer año de gobierno de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz fueron despedidos más de mil 60 personas, las cuales acudieron ante el Tribunal de Arbitraje y Escalafón para exigir la restitución de su empleo.

En 2011, las demandas laborales sumaron 257, según datos del mismo tribunal.

Reparto de supernumerarios

La nómina de los supernumerarios del Ayuntamiento de Guadalajara benefició a las dependencias que estuvieron más activas durante la campaña.

Al revisar la nómina de la segunda quincena de mayo, Reporte Indigo encontró que de casi mil supernumerarios, el 45 por ciento se concentró en la Secretaría de Administración, la Secretaría General y Servicios Públicos Municipales.

Sus titulares y ex titulares, Francisco Ayón, Roberto López Lara y Mauricio Gudiño, se convirtieron en personajes clave para el PRI durante el proceso electoral.

Otro 10 por ciento de la nómina de supernumerarios se concentró en la Secretaría de Desarrollo Social, encabezada hasta diciembre pasado por Claudia Delgadillo, actual diputada electa por el Distrito 11 y enlace para el financiamiento de la campaña de Sandoval Díaz por la gubernatura de Jalisco.

Las secretarías de Medio Ambiente y Promoción Económica tuvieron a su cargo más de 60 empleados supernumerarios cada una.

En la Jefatura de la Presidencia –área creada por Aristóteles Sandoval Díaz cuando asumió la Alcaldía de Guadalajara–, su titular, Ricardo Villanueva, jefe de campaña del priista en 2012 y hoy responsable de operar la transición con el Gobierno del Estado, tuvo a su cargo a más de 50 personas.

Independientemente del caso de los supernumerarios, se estima que el cambio de gobierno traerá consigo más recortes, pero también contrataciones.

Después de la nómina del Gobierno del Estado, la del Ayuntamiento de Guadalajara es la que tiene más recursos en Jalisco.

Por eso, a través de la nómina municipal tapatía, los diferentes grupos de poder buscarán incrustarse en el aparato gubernamental.

Y es que con el blindaje que logró implementar el Gobierno del Estado para su personal, será más difícil para los priistas buscar un espacio en el Poder Ejecutivo local en marzo de 2013.
Entonces, todo indica que será más fácil entrar a la nómina municipal de Guadalajara.

Blindaje del dinero estatal

En una decisión paternalista respecto a su administración, el actual gobernador de Jalisco firmó un convenio que escuda a la burocracia, ante el próximo cambio de gubernatura al mando del priista Jorge Aristóteles Sandoval Díaz.

Los empleos de los trabajadores del Estado pasaron a ser protegidos en un acuerdo que el gobernador saliente Emilio González Márquez hizo público en el Periódico Oficial del Estado de Jalisco.

El artículo publicado establece que la relación laboral de los empleados en la nómina del estado de Jalisco no tiene porque terminar, con ello justifica la recontratación de servidores públicos de un sexenio a otro.

“La entrega-recepción no presupone la terminación de la relación laboral del servidor público con la dependencia o entidad a la que pertenezca, ni debe entenderse como vulneración de los derechos laborales de los servidores públicos”

El proceso de entrega-recepción de la Administración estatal también será regulado de tal forma que los procedimientos faciliten la herencia de recursos patrimoniales, documentos y asuntos del Ejecutivo de una Administración a otra.

El acuerdo establece el Reglamento del Proceso de Entrega-Recepción del Poder Ejecutivo del Estado de Jalisco que fue expedido por González Márquez el 24 de mayo.