El pueblo de San Gregorio Atlapulco, en Xochimilco, sigue un complicado camino a la reconstrucción tras el sismo del 19 de septiembre del 2017.

Pero no solo eso, también es una de las localidades de la ciudad más golpeadas por la pandemia del virus del SARS-CoV-2.

Esto convierte a sus habitantes en dobles damnificados: el terremoto les quitó sus casas; mientras que la contingencia sanitaria afectó sus trabajos, salud y retrasó la reconstrucción del pueblo.

Información de la Plataforma de Datos Abiertos sobre el Programa de las 157 Colonias de Atención Prioritaria, señala que al 15 de septiembre, San Gregorio tiene 15 casos activos de COVID-19 y un índice de 58 casos confirmados por cada 100 mil habitantes.

Desde el 12 de julio pasado, cuando fue presentado el programa, San Gregorio Atlapulco se mantiene como un foco rojo de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Para Rigoberto Abad Xolalpa, campesino damnificado del pueblo, hace tres años su calidad de vida se empezó a deteriorar.

Su vivienda es de dos plantas y la parte de abajo necesita ser rehabilitada por los daños sufridos hace tres años. Sin embargo, la Comisión de Reconstrucción aún no aprueba los recursos para ello.

“La casa recibió todos los daños abajo y estamos esperando a que nos ayuden a reconstruir y que nos den ese apoyo”, señala.

Las afectaciones sin reparar de su hogar no son el único problema que tiene, pues aunque la pandemia no le quitó a ningún familiar, sí le arrebató su fuente laboral.

“Todo el sistema de trabajo se cayó, yo soy campesino y vivo de la venta de verduras. Mucho de mi cultivo se echó a perder por el cierre de comercios. En todo nos afectó, no hubo venta, estuvo parado mucho tiempo todo (…) Tenemos tres años muy perjudicados”, menciona.

Según el Portal de Datos Abiertos de la capital, Xochimilco es la tercera alcaldía más afectada por el sismo del 19 de septiembre del 2017 con mil 793 inmuebles dañados, que están en trabajos de reconstrucción o rehabilitación.

La misma fuente revela que solo en San Gregorio Atlapulco hay alrededor de 322 inmuebles perjudicados.

Los daños en esa alcaldía equivalen al 23 por ciento del total de los 7 mil 774 inmuebles afectados por el movimiento telúrico, de acuerdo el Censo de la Comisión de Reconstrucción.

Reconstrucción detenida en San Gregorio Atlapulco

La casa de Rosario Rodríguez Sandoval, localizada en la entrada del sistema de chinampas de San Gregorio, sufrió daños estructurales por el sismo.

En 2017, el Instituto de Vivienda (INVI) le otorgó un crédito para reconstruir la barda perimetral de su predio, pero consideró que no había daños que comprometieran su hogar, afirma.

Fue hasta marzo pasado cuando la Comisión de Reconstrucción, con la gestión de la asociación Alternativas Comunitarias, reconoció a Rodríguez Sandoval como damnificada y aprobó el proyecto de reconstrucción de su vivienda, así como los recursos.

Sin embargo, el 31 de marzo, se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el decreto para la suspensión de actividades no esenciales por motivo de la contingencia sanitaria, entre ellas las construcciones.

En consecuencia, la reconstrucción de la casa de la damnificada se detuvo.

Rosario dice que de no ser por la pandemia, ya tendría su casa reconstruida.

“En marzo nos habían dicho que los trabajos empezarían en julio y se proyectaba que en dos meses, en septiembre, ya tendríamos nuestra casa. Pero por la pandemia se suspendieron los trabajos y hasta agosto inició la demolición”, declara.

El COVID-19 no fue ajeno en su familia, dos de sus cuñados murieron por la enfermedad.

En una situación similar está Elvia Crisalia Ríos, a quien en 2018 la Comisión de Reconstrucción, encabezada entonces por Edgar Tungüí, le negó entrar al programa debido a que su casa no tenía cimientos.

Hasta enero de 2019, con el apoyo de la asociación Alternativas Comunitarias, encargada de la reconstrucción del cuadrante XO-36, comenzó a integrar su expediente para entrar al censo y obtener los recursos para levantar su casa.

Antes de la pandemia, en febrero, se aprobó el proyecto para la reconstrucción de su vivienda.

Sin embargo, la contingencia sanitaria inició y hasta el momento sigue en espera de que se asignen los recursos para reedificar su hogar.


“Ha sido un proceso muy lento y la pandemia vino a retrasar aún más las cosas”, dice Crisalia Ríos quien desde hace tres años vive con unos familiares debido a que su vivienda colapsó en el 2017

Tradiciones y creencias, factores agravantes

La diputada local Donají Olivera, quien colabora con Alternativas Comunitarias para la gestión de la reconstrucción en el cuadrante XO-36, afirma que uno de los factores por los que San Gregorio Atlapulco es de las localidades más afectadas por el COVID-19, es por sus tradiciones y creencias.

“La gente no cree mucho en el COVID-19 hasta que le toca, pero en general son personas muy creyentes de sus santos y los festejan a pesar de la pandemia (…) En San Gregorio hay tantos casos porque aquí hay más fiestas patronales que días en el calendario”, comenta la legisladora.

Margarita González, directora de Alternativas Comunitarias, explica que la situación de contagios ha retardado mucho la reconstrucción porque cuando en una familia damnificada hay un caso positivo de COVID-19, los trabajadores suspenden labores en ese predio.

“El protocolo sanitario es que si hay un caso, todos los trabajadores se salen, se hacen pruebas de COVID-19 y vuelven hasta que ya no hay positivos. Ha sido un problema, porque de las 30 casas que atendemos, en cinco hubo contagios y hasta muertos”, dice.

También puedes leer: Reconstrucción en CDMX concluirá en 2020