La delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) donó a la Octava Zona Naval la madera decomisada durante los operativos realizados en Guerrero contra la tala clandestina.

Acompañada por el comandante de la Zona Naval, Juan Guillermo Fierro Rocha, la delegada federal, Marisela Ruiz Massieu, dijo que los nueve metros cúbicos de rollo de madera de bocote y 21 metros cúbicos de granadillo, se decomisaron en el marco de las acciones del programa “Cero Tolerancia a la Tala Clandestina”.

Detalló que estos operativos son respaldados por las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), y de Marina, quienes por el apoyo que brindan a la Profepa y a todo Guerrero son dignos de recibir la donación de la madera decomisada.

Por su parte, el comandante y almirante de la Octava Región Naval, Fierro Rocha, dijo que todas las instituciones de los tres órdenes de gobierno tienen los programas para la materialización del Plan Nacional de Desarrollo.

Añadió que la madera donada tendrá un destino que redundará para un beneficio para los acapulqueños.

En entrevista, la delegada de Profepa, Ruiz Massieu dijo que por desconocimiento los ejidatarios o campesinos no entienden que es ilegal cortar árboles aún y cuando estén dentro de su propiedad.

Dijo que la madera de granadillo se ocupa para la fabricación de muebles, y los más 21 metros cúbico tiene un valor de más de 300 mil pesos, y de Bocote el costo asegurado es 50 a 70 mil pesos.

La madera de granadillo y bocote fue decomisada del 1 de Enero a la fecha en la región de la Costa Grande en los municipios de La Unión, Zihuatanejo y Acapulco. “La madera de granadillo se ocupa para muebles y ya trabajada es una madera preciosa”, dijo. (Notimex)