Pese a no estar en las boletas electorales de este año, la figura del presidente Andrés Manuel López Obrador sigue siendo fundamental para la popularidad de Morena.

Sus estrategias de comunicación como las conferencias matutinas, en las que se dirige principalmente a su base popular y aprovecha para criticar a la oposición, se tornarán como un factor positivo para el partido guinda.

El político tabasqueño podría ser lo que le hace falta a su partido, que se encuentra en un momento turbulento tanto por las disputas internas como por las evidentes fisuras que se han formado con los institutos con los que busca aliarse.

A pesar de que en el Congreso de la Unión Morena cuenta con el respaldo del Partido del Trabajo (PT) y del Verde Ecologista de México (PVEM), a nivel local las coaliciones no están prosperando como se esperaba.

Esto propiciaría que el Movimiento de Regeneración Nacional camine de manera solitaria, por lo que los resultados en las urnas será un examen para evaluar el poder de convocatoria que todavía tiene el primer mandatario del país.

El último desencuentro entre Morena, el PT y el PVEM ocurrió en Oaxaca, entidad en la que negociaban ir juntos para la elección a diputados federales. Por falta de acuerdos, la alianza se rompió en 24 de los 25 distritos electorales que hay en el estado.

La historia se repitió en otras localidades como Michoacán, Sonora y San Luis Potosí, en las que las siglas de los partidos irán por separado.


En efecto, la figura del presidente sigue teniendo mucha fuerza, incluso más fuerza que su partido. Veremos candidaturas que no se apoyarán tanto en sus propuestas sino en el peso que tiene el mandatario, lo digo así porque Morena ha tenido dificultades para constituirse como una opción política sólida

Maximiliano García

analista político y académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

El especialista agrega que los canales a través de los cuales López Obrador se comunique con sus simpatizantes serán determinantes en las preferencias electorales, aún cuando se tratará en su mayoría de renovar cargos locales como gobernadores, alcaldes y diputados, entre otros.

Para el consultor en imagen pública, Enrique Ortega, la incidencia del presidente será evidente con sus “mañaneras”, pero también en sus giras por el territorio nacional, las cuales se enfocarán en recorrer entidades clave en las que están en juego puestos de alto nivel como las gubernaturas

“El simple hecho de que tenga una intervención física en los lugares donde habrá elecciones va a influir, además va a reunir gente aunque sea con la sana distancia. Las conferencias matutinas van a ser un elemento fundamental para intervenir en las elecciones, López Obrador es el presidente que tiene más tiempo aire a nivel mundial, algo que es muy bueno para su partido”, explica.

Agenda del presidente

Tal y como lo hizo durante su gestión como jefe de Gobierno del Distrito Federal -hoy Ciudad de México-, Andrés Manuel López Obrador ha sido capaz de colocar temas en la agenda pública a través de las declaraciones controvertidas que lanza, especialmente en sus tradicionales conferencias matutinas.

Dicho instrumento, le ha funcionado para estar presente en la discusión política del país, hacer señalamientos en contra de sus adversarios y defender las acciones de su administración.

Como muestra, los comentarios vertidos la semana pasada en sus mañaneras fueron motivo de artículos de opinión y de espacios en las primeras planas de la prensa.

Entre los temas polémicos que trató y que generaron juicios encontrados en la plaza pública está la defensa de Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, quien al inicio de la semana fue criticado por un sector de la sociedad al haber sido fotografiado vacacionando en las playas de Oaxaca en un momento crítico de la emergencia sanitaria que vive el país por el COVID-19.

Respecto al documento apócrifo que difundió la Comisión Federal de Electricidad sobre el apagón masivo registrado el 28 de diciembre de 2020, López Obrador manifestó que era positivo que se reconociera que el documento presentado en una conferencia de la Empresa Productiva del Estado (EPE) era falso, a manera de exculpar el suceso que provocó que el gobierno de Tamaulipas interpusiera una denuncia ante la fiscalía de dicha entidad.

Tras los disturbios en Washington y el posterior cierre temporal de las cuentas de redes sociales en Twitter y Facebook del presidente Donald Trump, el tabasqueño expresó su rechazo a la medida, considerándola como censura.

El tema que más generó discusión fue la posible desaparición o control de órganos autónomos como el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Comisión de Competencia Económica (Cofece) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

De manera reiterada, López Obrador ha considerado que los organismos descentralizados o técnicos generan un costo muy alto a las arcas del país y que muchas de las actividades que realizan pueden ser absorbidas por dependencias del Gobierno federal.

“Voy a tener una reunión el lunes con el Gabinete Ampliado para hacerles la propuesta y que entre todos se vayan resolviendo las opciones, se vayan presentando opciones, alternativas y también qué modificaciones tenemos que hacer al marco legal, las iniciativas que tenemos que enviar, si es una sola iniciativa para reformar distintas leyes o son varias, pero participar en esto para que tengamos una estructura administrativa ajustada a nuestra realidad, no un gobierno obeso, bueno para nada, costoso, que no le cueste más de la cuenta el gobierno al pueblo”, mencionó el jefe del Ejecutivo en su mensaje a los medios del viernes.

Continúa leyendo:

Alianzas de Morena fisuradas para 2021