18,500

proyectos para barrios y colonias registró este año el Instituto Electoral del DF, encargado del programa


Líderes vecinales comentan que hay delegaciones en las que todos los comités optan por comprar lo mismo, lo que hace sospechar de si la instrucción viene desde la autoridad delegacional


“Hace falta muchísima promoción, nadie se entera cuando se hace un presupuesto participativo” 

Mario Rodríguez Sánchez

Comité vecinal Roma

Los vecinos de la Roma votaron en noviembre de 2014 y decidieron comprar un camión Vactor con el presupuesto participativo que les correspondía.

La unidad tenía que ser entregada en julio de 2015, sin embargo, no fue sino hasta junio de 2016 que lo recibieron luego de un cansado ir y venir a la delegación Cuauhtémoc.

Bajar los recursos que las 16 delegaciones destinan al presupuesto participativo, monto de dinero que los ciudadanos deciden en qué gastar en proyectos para su colonia, suele ser un viacrucis.

Desde hace siete años que las 16 delegaciones asignan el 3 por ciento de sus recursos al presupuesto participativo para que los vecinos decidan en qué gastarlo en sus colonias.

El 76 por ciento de los habitantes de la Ciudad de México no conoce este ejercicio, no sabe qué es, para qué sirve y tampoco participa.

La historia del camión Vactor por el que votaron en la Roma ejemplifica la apatía de los capitalinos para participar en el ejercicio denominado presupuesto participativo, que organiza el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) y que este año registró 18 mil 500 proyectos para barrios y colonias.

Mario Rodríguez Sánchez, del comité vecinal Roma, narra la historia de los camiones de desazolve que generaron una denuncia ante la Contraloría interna del IEDF, a dos años de haber decidido a pedir esa inversión.

“Se votó en noviembre de 2014 el camión de desazolve y tenía que ser entregado en junio o julio de 2015, pero hubo varios factores que fueron posponiendo la entrega, se dio la fluctuación de tipo de cambio, la delegación Cuauhtémoc tardó en licitarlo, esperaban a que bajara el dólar y se fueron los meses.

“A la delegación se los entregó el proveedor en noviembre, sin embargo no los entregaron a las colonias pues el argumento era que no tenían personal capacitado para operarlo; luego viene el cambio de administración y hasta que el gobierno de Ricardo Monreal tuvo que darle seguimiento al presupuesto participativo”, detalla.

No cooperan y usarán camión

El pasado 21 de junio de 2016, el esperado camión de desazolve por fin fue entregado para su uso a la colonia.

En el evento, el actual delegado, Ricardo Monreal, informó que daría servicio a 9 colonias de la Roma y Condesa, decisión que desató la polémica y la queja que llegó hasta la Contraloría del IEDF, que ventila el tema.

“Para comprar ese camión, que cuesta 6 millones de pesos, nos unimos tres colonias de la Roma-Condesa y de la Doctores, dado que nuestro presupuesto era de un millón de pesos cada una, así que para comprarlo sumamos recursos”.

El líder vecinal refiere que no es legal que el delegado en Cuauhtémoc haya decidido que el camión dé servicio a nueve colonias de la Roma-Condesa, cuando sólo tres invirtieron su presupuesto en la unidad y las otras seis decidieron gastarlo en banquetas.

“Qué va pasar cuando se descomponga, quién va a pagar, además, qué va a pasar con las colonias de la Doctores que gastaron sus recursos en la unidad”, cuestiona.

Por esta razón, los comités vecinales dieron aviso a la Contraloría interna del IEDF a fin de regularizar la entrega de la unidad exclusivamente a los comités de las colonias que invirtieron en la misma.

Sin embargo, para la inmensa mayoría de ciudadanos de la Roma y de toda la capital, estas batallas les son ajenas porque no están involucrados en los procedimientos ni saben de qué se trata.

“Hace falta muchísima promoción, nadie se entera cuando se hace un presupuesto participativo, muchas veces hemos pedido a la delegación que se ponga mantas, sólo el Instituto Electoral hace una campaña”,  precisa Mario Rodríguez.

Lucero Rincón, otra de las líderes de la Roma, recalcó la tardanza de aterrizar el presupuesto participativo a las colonias.

“Yo acabo de firmar mi presupuesto participativo de 2015, luces en la calle de Cozumel, y se supone que debe ejercerse en este 2016”.

Por Ley, el presupuesto tarda en bajar aproximadamente un año, los vecinos votan en el mes de septiembre y para octubre del año próximo es que liberan los recursos y se ejecuta el proyecto ganador.

“Yo no le encuentro mucho sentido a este presupuesto. Yo quería un camión Vactor para la colonia, votaron 8 por Internet y 12 que yo llevé a la gente; no quieren participar, no salen a votar. Las votaciones son muy bajas”.

En medio de la polémica, la líder vecinal acusa: “los comités están cooptados en muchas colonias”, dice en referencia que los integrantes de los comités responden a los intereses del delegado en turno.

En ese punto coincide con Mayela Delgadillo, una de las activistas que luchó en contra del Corredor Cultural Chapultepec, en la Roma.

“Los comités son a modo de las delegaciones y la transa que significa moverlos a conveniencia”, acusa.

“Legalmente tendría que pasar un año a partir de que se vota y luego se entrega, pero pasa esto (tardanza) porque nadie le da seguimiento. Ricardo Monreal, entregó apenas el presupuesto participativo de 2014”, precisa asombrada.

Lo más pedido

Mayela Delgadillo,  hoy diputada Constituyente electa, explica que la conformación de los comités y los intereses para los que responden es un tema que explica también el destino final del proyecto participativo.

Pues existen algunas delegaciones en las que “extrañamente” todos los comités optan por comprar lo mismo, lo que hace sospechar de si la instrucción viene desde la delegación.

En el caso de la delegación Cuauhtémoc, en el 2015 este fue el comportamiento: el 60 por ciento de los que opinaron invertir en obras y servicios en esta demarcación votó por comprar vehículos para prestación de servicios urbanos, situación que despertó otras inquietudes respecto a quién y en cuánto comprarían cada unidad.

Mario Rodriguez recuerda que en la pasada administración se sospechaba, por ejemplo, que quien hacía las obras de banquetas y demás era una empresa propiedad del director de obras de la delegación, por decir menos.

De acuerdo con cifras del IEDF, en la consulta de marzo de 2011, el rubro más solicitado fue para prevención del delito con 706 mil 547 pesos; en 2012, Obras y servicios con 704 mil 275 pesos.

En 2013, obras y servicios con 751 mil 595; 2014, obras y servicios con 762 mil 927 y 2015, obras y servicios con 823 mil 961 pesos.

Durante todos estos años el porcentaje de participación es del 2 al 2.64 por ciento con base en la lista nominal de electores.

Este año, el IEDF registró 18 mil 500 proyectos para mejorar las colonias y pueblos originarios en el marco de la Consulta Ciudadana que se llevará a cabo en septiembre próximo.

La cifra supera en más de 5 mil proyecto a las 13 mil 284 solicitudes que se registraron en 2015.