Las labores que implementa el Gobierno de Jalisco para concretar la inhumación adecuada, conforme a la ley, de los 444 cadáveres que resguarda sin haber sido reclamados ni identificados están a contra-reloj, debido a la proximidad de la fecha límite fijada para este 15 de octubre..

De esta manera, a cinco días de que concluya el plazo establecido por el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, para inhumar los 444 cadáveres que se encuentran en esa condición en las instalaciones forenses, se reporta un avance de cumplimiento en estas acciones apenas superior a una cuarta parte de todos los cuerpos que deben atenderse -el 27 por ciento-.  

La conclusión en tiempo de las tareas de inhumación conforme al compromiso delineado por el gobernador del Estado luce cuesta arriba, pues ese 27 por ciento de avance en los trabajos tomó 21 días para alcanzarse, por lo que el 73 por ciento pendiente tendría que resolverse en los últimos cinco días que quedan por delante (con 323 cadáveres aún sin tratarse, tendrían que inhumarse 64 por cada día restante).

Fue el 19 de septiembre cuando el gobernador declaró ante la opinión pública lo siguiente, luego de la severa crisis institucional que causó la detección de un tráiler que deambulaba por Guadalajara con 273 cadáveres que debían ser resguardados correctamente por las autoridades estatales:

“Se ha fijado una meta que para el 15 de octubre del presente año, todos estos cuerpos no reclamados que hoy se encuentran en contenedores refrigerantes así como en las instalaciones del Semefo (Servicio Médico Forense), sean colocados en espacios adecuados para que tengan un destino final digno y apegado a los derechos humanos”.

Aunque las autoridades estatales dicen haber asegurado ya alrededor de 900 espacios en panteones de Guadalajara y El Salto para la inhumación de los cadáveres acumulados que no han sido reclamados por familiares o allegados, la disposición de esos restos humanos no puede efectuarse sin antes aplicar sobre los mismos los dictámenes periciales necesarios para posibilitar su identificación, tales como el perfil genético, y son estas acciones forenses las que impiden la colocación inmediata de los cuerpos en los cementerios municipales.

Ayer el titular de la Secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, informaba durante la instalación del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas que se tiene conocimiento de 37 mil 485 personas desaparecidas en todo el país; 26 mil  de estas con registros completos; y 16 mil de estos con huellas dactilares y fotos, por lo que se han obtenido 4 mil 500 coincidencias para su búsqueda, y 340 de estas con nombre y apellido.