La violencia sexual-digital en la Ciudad de México es un fenómeno que se ha recrudecido en los últimos años y aunque en la pasada legislatura capitalina se intentó combatirlo con una modificación y adición al Código Penal, el problema continúa sin ser atendido de manera integral, asegura Federico Döring, diputado local por el PAN e impulsor de una iniciativa de ley que busca hacer justicia a las víctimas de sextorsión, ciberacoso y pornovenganza.

“En la capital del país el compartir contenidos sexuales en el ámbito digital y sin el consentimiento de las personas (participantes) no es considerado un delito, ya que sólo es ilegal si se trata de contenidos relacionados con personas menores de edad”, explica.

Los esfuerzos realizados en la materia por la pasada Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) resultan insuficientes, sostiene Döring, porque sólo brindan protección a un sector de la población, mientras que el resto queda a merced de ser vulnerado en su intimidad.


“Quien hoy comete violencia sexual-digital goza de absoluta impunidad y por ello lo que se busca es que se castigue la misma con penas de 3 a 6 años, y, si la persona que exhibe o difunde estos materiales sabe que no es el titular del tales contenidos también se le pueda aplicar una agravante para que se sancione con el máximo de la pena que consiste hasta en 9 años”, aclara el panista

La sextorsión, el ciberacoso y la pornovenganza son conductas que suelen afectar mayormente a la integridad de las mujeres, admite Döring, y tales actos están motivados por una falta de valores y la permanencia de ideas provenientes de un “machismo rancio”, por lo que es importante que sean consideradas inadmisibles y también se trabaje en su prevención.

Ante la falta de una legislación federal y local en materia de violencia sexual-digital, es imposible emitir sentencias porque no se tiene una figura punitiva que puede acreditar la comisión de un delito, sin embargo, en estados como Yucatán y Puebla ya son sancionables esta clase de conductas y por ello es urgente replicar tales medidas, indica.

De ser aprobada la iniciativa con proyecto de decreto en la Congreso de la Ciudad de México, adelanta el diputado, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ-CDMX) local y la Procuraduría capitalina tendrán que formar puentes para garantizar que no haya incumplimientos, además de que el gobierno central deberá fomentar campañas de difusión y sensibilización.

De acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), las mujeres con edades de entre 18 y 30 años suelen ser las más afectadas por violencia sexual-digital.

Actualmente, las entidades con legislaciones con perspectiva de género que han avanzando para erradicar este tipo de delitos son Yucatán, Puebla, Jalisco, Querétaro, Chihuahua y Estado de México.

Te puede interesar:

Sextorsión, crecimiento peligroso, por Erick Miranda