Erick Razo solo piensa en volver a abrazar a su hermana Verónica. Han pasado 12 años desde que ambos fueron detenidos por la extinta Policía Federal de Genaro García Luna y puestos en prisión preventiva oficiosa por presuntamente formar parte de un grupo de secuestradores.

Durante estos años, los hermanos Razo han sido víctimas de abusos físicos, psicológicos y sexuales y de un sistema penal que no los ha soltado de sus garras a pesar de que se comprobó que las declaraciones de culpabilidad se obtuvieron bajo tortura y que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió su libertad.

Erick fue puesto en libertad este 28 de mayo gracias a los litigios de la Defensoría Pública Federal y se prevé que su hermana siga sus pasos el próximo lunes 18 de junio. La decisión está en manos del mismo juez que en esta última década los mantuvo tras las rejas.

El 8 de junio de 2011 los hermanos Razo fueron detenidos en la Ciudad de México por miembros de la extinta Policía Federal que iban vestidos de civiles y en autos particulares después de supuestamente recibir una denuncia anónima que les advertía que un grupo de delincuentes iba a reunirse para preparar un secuestro. 24 horas antes de que presuntamente se llevara a cabo la reunión, los dos jóvenes fueron capturados.

Luego de la detención, Erick y Verónica fueron trasladados a las instalaciones de la Policía Federal en donde padecieron intimidación, fueron incomunicados y torturados física, psicológica y sexualmente. Además, los obligaron a firmar declaraciones falsas en las que aceptaban formar parte de una banda dedicada al secuestro.

Casi 24 horas después de su detención, el 9 de junio, finalmente fueron presentados ante un Agente del Ministerio Público de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la entonces Procuraduría General de la República en donde rindieron su declaración sin la presencia de ningún abogado.

Derivado de la tortura de la que fue víctima, Verónica fue trasladada a un hospital en el que permaneció tres días internada.

El de 12 de junio del 2011 las autoridades decretaron una orden de arraigo por un término de 80 días y el 15 de agosto ambos fueron llevados a prisión bajo la causa penal 57/2011 ante el Juzgado número 8 de Distrito en el Estado de México, acusándolos formalmente del delito de privación ilegal de la libertad, en su modalidad de secuestro y delincuencia organizada.

A partir de esa fecha, los hermanos Razo Casales han sido víctimas de múltiples retrasos judiciales por parte del juez octavo, como la repetición y ratificación de varias diligencias sin ninguna justificación.

Debido a esta situación, el 3 de agosto del 2021, el secretariado del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas determinó que la detención de Verónica y Erick Razo Casales fue arbitraria y violatoria de normas del derecho internacional, por lo que las autoridades mexicanas deberían de ponerlos en libertad inmediatamente.

En agosto del 2021, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU determinó que la detención de Verónica y Erick Razo fue arbitraria y violatoria de normas del derecho internacional

“El Grupo de Trabajo considera que, teniendo en cuenta todas las circunstancias del caso, el remedio adecuado sería poner al Sr. Razo Casales y a la Sra. Razo Casales inmediatamente en libertad y concederles el derecho efectivo a obtener una indemnización y otros tipos de reparación, de conformidad con el derecho internacional”, pidió el organismo.

A pesar de esto, las autoridades mexicanas fueron omisas al mandato de la ONU.

A las 02:47 horas del pasado 28 de mayo, Erick fue puesto en libertad luego de que el juez con sede en el Estado de México lo absolviera de los cargos de secuestro y delincuencia organizada luego de acreditarse las múltiples violaciones procesales y de derechos humanos en su caso.

Erick Razo fue puesto en libertad este 28 de mayo gracias a los litigios de la Defensoría Pública Federal

La ofensiva legal por la libertad de las hermanas Razo

El 9 de febrero de este año la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió el amparo 315/2021 que niega el régimen de excepción, y permite que el acusado siga su proceso en libertad, pues no se puede permitir que las personas estén más de dos años en prisión oficiosa.

El argumento de la Corte fue que la prisión preventiva era una cuestión fáctica que utilizaba la ley durante la década pasada para mantener a los acusados tras las rejas.

El 9 de febrero pasado la Suprema Corte emitió un amparo que permite que el acusado siga su proceso en libertad, pues no se puede permitir que las personas estén más de dos años en prisión oficiosa

Utilizando este criterio el equipo de abogados de la Unidad de Litigio Estratégico en Derechos Humanos del Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP) liderados por Moisés Terán presentaron un incidente para cesar la prisión preventiva de Verónica, sin embargo, el juez que lleva el asunto consideró que no había elementos para modificarla.

“A raíz de otros litigios que hemos llevado en el Instituto Federal de Defensoría Pública se logró un criterio muy importante que establece que la prisión preventiva oficiosa se puede revisar y cesar independientemente del delito por el que se impuso. (…) acudimos al Tribunal Unitario quien analizó la decisión del juez y el 29 de junio resolvió que no se le podía privar a Verónica su derecho de estar en libertad durante su proceso y regresa el caso al órgano jurisdiccional”, argumenta el defensor de Verónica.

El Tribunal Unitario además de resolver que el criterio del juez estaba mal, ordenó repetir la audiencia el próximo 18 de julio. También, fijó los lineamientos para que esta sea bajo los principios del juicio oral, que el juez resuelva en la misma audiencia y que se tomen en cuenta los criterios de la Suprema Corte.

“Tenemos el mayor optimismo que se pueda tener en estos momentos, es un tema complicado, es un tema complejo. Estamos batallando en contra de un juez que los ha tenido 12 años en prisión, un juez que es del sistema tradicional. Estamos preparando bien la audiencia, bien los argumentos y esperamos convencer al juez para que le otorgue la modificación de prisión preventiva a Verónica, esperamos tener un buen resultado y tener libre a Verónica”, concluye.

También puedes leer: Libertad para ‘Alna’, primera beneficiada de Santa Martha