Delito de desaparición de personas es lo que ahora le atribuye la PGR a Rubén Oseguera González


“(la autoridad) no acreditó ni siquiera indiciariamente la vinculación de los inculpados a dicha organización delictiva; por lo que hubo una insuficiencia y deficiencia probatoria”

Juzgado Primero de Procesos Penales Federales en el Estado de México

que decretó la libertad
de ‘El Menchito’

https://www.youtube.com/watch?v=oVOASPdZyjI

En un mismo día, Rubén Oseguera González “El Menchito”, hijo de Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), quedó libre y, posteriormente, fue reaprehendido por el delito de desaparición de personas.

Antes del mediodía de ayer, el Juzgado Primero de Procesos Penales Federales en el Estado de México, con residencia en Toluca, informó en la causa penal 42/2015, que había decretado el auto de libertad a Rubén Oseguera González y a Julio Alberto Castillo Rodríguez por falta de elementos para procesar a los indiciados.

De acuerdo con el Consejo de la Judicatura Federal, el juez federal determinó la libertad a “El Menchito” y su acompañante, por varias irregularidades al momento de su detención, el 23 de junio pasado, en su domicilio del municipio de Zapopan, al poniente de la zona metropolitana de Guadalajara.

Según el juez, existió una intromisión ilegal al domicilio de los indiciados, por parte de la Policía Federal que buscaban su detención.

Los inculpados no fueron puestos a disposición de un agente del Ministerio Público de la Federación de forma inmediata, sino hasta nueve horas después.

Transcurrido ese tiempo, el hijo de “El Mencho” y su acompañante fueron presentados ante el agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Unidad Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad de la Procuraduría General de la República (PGR).

“El Menchito” y Castillo Rodríguez tampoco fueron debidamente asistidos inmediatamente por un defensor, sino hasta que emitieron su declaración ministerial.

“Por lo que hace al delito de delincuencia organizada debe decirse que la Representación Social de la Federación, con los medios de prueba que aportó, acreditó la existencia de la organización criminal denominada Cartel de Jalisco Nueva Generación. 

“Sin embargo, de los medios de convicción que aportó no acreditó ni siquiera indiciariamente la vinculación de los inculpados a dicha organización delictiva; por lo que hubo una insuficiencia y deficiencia probatoria”, determinó  la Judicatura federal.

Tanto a Oseguera como a Castillo, las autoridades les atribuían los delitos de acopio de armas de fuego, portación de arma de fuego y portación de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea, dentro de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos; delincuencia organizada, en la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

Horas de libertad

Minutos más tarde de su liberación, Oseguera González fue reaprehendido de nueva cuenta por agentes de la PGR. La nueva acusación: delito de desaparición de personas.

Al “Menchito” se le acusa de haber “levantado” a dos personas en Tepalcatepec, en el estado de Michoacán, por lo que fue trasladado a instalaciones de la SEIDO en calidad de presentado; la PGR cuenta así, desde ayer, con 48 horas para ponerlo a disposición de un juez por tal señalamiento.

Oseguera González y Castillo Rodríguez, fueron detenidos durante la madrugada del 23 de junio pasado en el número 18 del coto Villazul I, a menos de un kilómetro de distancia de la presidencia municipal de Zapopan.

Esa fue la tercera ocasión en que Oseguera había sido detenido. El 30 de enero de 2014, el joven de 25 años de edad, señalado de la operación financiera del CJNG, fue capturado en el fraccionamiento Patria Universidad, en Zapopan.

Un juez federal ordenó su libertad en octubre de ese año. Fue aprehendido de nuevo, enviado a Puente Grande, de donde saldría libre en diciembre del año pasado, por falta de pruebas.

El 24 de junio pasado, en “El Menchito, vecino de lujo”, Reporte Indigo dio a conocer que el capo, al momento de su detención por parte del Ejército y la Policía Federal, vivía una residencia de 7 millones de pesos, con acabados en madera canadiense, granito y mármol.

Empleados de la inmobiliaria 180 grados, relataron a este medio que en el mismo fraccionamiento viven ejecutivos de la empresa trasnacional Caterpillar, y figuras del deporte nacional, como Lorena Ochoa.

Un operativo mediático y débil

El lunes pasado, en el diario local El Informante, el periodista especializado en temas de seguridad pública, Jaime Ramírez Yáñez, vaticinó la libertad de “El Menchito”, tras conocer de varias fuentes las irregularidades en el operativo de su detención, confirmadas ya por un juez federal.

“Es probable que el juez decrete una detención ilegal en el caso de Rubén Oseguera y recupere su libertad, nuevamente, ya que durante el operativo del Ejército y la Policía Federal no se presentó orden de cateo y tampoco había un MP en el lugar”, escribió Ramírez el 29 de junio pasado en el rotativo.

En entrevista con Reporte Indigo, Ramírez Yáñez explica que las autoridades encargadas del operativo para la detención de Oseguera González, ignoran o dejan a un lado las reformas al Código Penal y al Código de Procedimientos Penales, del nuevo sistema de justicia penal acusatorio.

“Estos preceptos se rompieron en el operativo para capturar a El Menchito (…) Quebraron un cristal de una caseta, entraron a la fuerza, perjudicaron cámaras de seguridad con balas de pintura en un lugar donde vive gente que no tiene nada que ver con el delito que se persigue.

“Tumban la puerta de una patada, los detienen, pero nunca les muestran una orden de cateo ni mandamiento judicial. No hay presencia del MP en el hecho, de tal suerte que los remiten a la PGR y, ¿qué pasa?, que a partir de las reformas, quienes son detenidos, son presuntamente inocentes, la carga de culpabilidad es ahora de la autoridad y si cumplido el plazo no se acredita delitos, se da la libertad”, detalla el periodista.

Plantea que la detención del número dos del CJNG fue más un impacto mediático, mal estudiado desde el Gobierno federal.

“Ante las presiones mediáticas, lo que hace la autoridad es reaccionar de forma bastante idiota, haciendo este tipo de cosas, como esta detención del hijo del ‘Mencho’, donde a todas luces era ilegal, y no se guardan los protocolos de detenciones ilegales”, concluye.