El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, informó que México autorizó este lunes el uso de emergencia de la vacuna contra COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Fue la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) quien autorizó que las dosis sean administradas en la población mexicana, pues resultan seguras y efectivas contra el coronavirus SARS-CoV-2.

“Hoy, 4 de enero de 2021, @COFEPRIS autorizó la vacuna de AstraZeneca para uso de emergencia contra el virus SARS-CoV-2”, escribió en redes sociales el encargado del manejo de la pandemia en México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló la semana pasada que esta vacuna llegará a México durante el mes de marzo, en cantidades suficientes para continuar con la inmunización de la población.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, ha informado que México cuenta desde hace meses con un contrato de precompra de 77.4 millones de dosis de esta vacuna.

Cabe recordar que, desde agosto de 2020, el gobierno de AMLO informó que laboratorios de México y Argentina participarán en la producción y distribución de la vacuna en la región de Latinoamérica.

Además que la empresa británica firmó un acuerdo con la fundación el empresario Carlos Slim para producir entre 150 y 250 millones, las cuales estarían disponibles durante el primer trimestre de 2021.

Una de las principales ventajas de esta vacuna es que, a diferencia de la desarrollada por Pfizer y BioNTech, no requiere de una red de ultracongelación para conservarla en un estado útil.

Los resultados parciales indican que la inyección de AstraZeneca tiene aproximadamente un 70 por ciento de efectividad para prevenir enfermedades causadas por la infección por coronavirus, en comparación con la eficacia del 95 por ciento reportada por Pfizer.

“Creemos que hemos descubierto la fórmula ganadora y cómo obtener una eficacia que, después de dos dosis, esté a la altura de todos los demás”, dijo a finales de diciembre el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot.