En contraste con la solidaridad del pueblo mexicano, su clase política se ha quedado corta. La ayuda que entregaron ha sido poca en comparación a lo que ganan, les ha servido para lucrar, ha quedado en intenciones y servido para pelearse entre partidos políticos.

Ayer, Andrés Manuel López Obrador informó que busca que el Movimiento de Regeneración Nacional destine el 20 por ciento de sus recursos para gastos de campaña del próximo año para los damnificados del sismo de la semana pasada.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional Electoral, Morena recibirá para el próximo año 207.4 millones de pesos, por lo que destinaría 41.4 millones de pesos para los damnificados. Al parecer, la propuesta quedará solamente en intención, ya que Benito Nacif, presidente de la Comisión de Prerrogativas del INE, ya informó que está prohibido destinar los recursos recibidos para otros rubros.

Los senadores federales decidieron dar como donativo solamente lo equivalente a dos días de su dieta, lo que equivale a 7 mil 800 pesos, el 6.6 por ciento de los 117 mil pesos que cobran cada mes.

Entre más numerosos, menos generosos, la Cámara de Diputados anunció que cada uno de ellos solamente donará un día de su dieta, es decir 2 mil 457 pesos, pero si se multiplica por los 500 que son, los de San Lázaro estarían donando 1 millón 228 mil 983 pesos.

Los del Partido Revolucionario Institucional se pararon el cuello y lucraron con la tragedia del sismo; mediante un comunicado, la dirigencia nacional informó que el pasado lunes entregó más de 15 toneladas de víveres a los damnificados de Oaxaca, cuando en realidad, los únicos facultados para entregar la ayuda son el personal de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina.

En el lugar más afectado por el sismo, Juchitán, Gloria Sánchez, la alcaldesa perredista del municipio y los gobiernos priistas tanto federal como estatal, entraron en conflicto por el reparto de despensas a los damnificados.

Los aliados del gobierno de Juchitán acusaron que el gobernador Alejandro Murat y Rosario Robles de la Sedatu, controlan los apoyos enviados por órdenes del Gobierno federal.

El recuento en Chiapas

La ciudadanía, el IMSS, el ISSSTE, la Cruz Roja Mexicana, la Central de Abastos de la CDMX y la Iglesia Católica, entre otros, se han sumado para apoyar a los damnificados

Una semana después del sismo de 8.2 grados de magnitud, las autoridades del estado de Chiapas han dado a conocer los datos -hasta el momento- de la emergencia humanitaria que vive la entidad.

Según cifras oficiales, hasta el día de ayer se habían registrado 16 decesos como consecuencia del temblor del pasado 7 de septiembre, mientras que 26 personas permanecen hospitalizadas.

El gobierno encabezado por Manuel Velasco también reporta un millón 479 mil 575 chiapanecos damnificados, alrededor de 350 mil familias, y se reportan afectaciones graves en 97 de los 122 municipios de la entidad.

En total fueron afectadas 50 mil 582 viviendas tras el sismo, de las cuales 33 mil 756 resultaron dañadas parcialmente y el resto, 16 mil 826 tendrán que ser reconstruidas en su totalidad.

Desde el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, dependencias del gobierno en los tres niveles, hasta diversas organizaciones de la sociedad han hecho un llamado de solidaridad a los afectados en Chiapas y Oaxaca y la respuesta ha sido positiva.

Además de los esfuerzos de la ciudadanía, dependencias como el IMSS o el ISSSTE, la Cruz Roja Mexicana, la Central de Abastos de la Ciudad de México y la Iglesia Católica, entre otros, se han sumado para apoyar a los damnificados en Chiapas.

Apenas ayer, el Instituto Mexicano del Seguro Social entregó 2 mil paquetes alimenticios en tres de los municipios más afectados en la entidad y ha instalado unidades médicas en 19 municipios del estado.

El voluntariado de la Cruz Roja Mexicana distribuyó 293 toneladas de ayuda humanitaria, de las cuales 95 toneladas fueron destinadas a Chiapas. En el operativo participaron más de 2 mil voluntarios, tanto en los centros de acopio como en la entrega en las comunidades.

Los locatarios, visitantes y empleados de la Central de Abasto de la Ciudad de México contribuyeron con 24 toneladas de productos de primera necesidad para apoyar a las comunidades de Chiapas, Oaxaca y Tabasco.

La Conferencia del Episcopado Mexicano informó que hasta el día de ayer había enviado 120 toneladas de ayuda, principalmente alimentos a las comunidades afectadas en Chiapas y Oaxaca, además de que se han recaudado entre 1.5 y 2 millones de pesos que serán destinados a la construcción de casas afectadas principalmente en Oaxaca.

Tiembla Chiapas

Autoridades chiapanecas hacen recuento de los daños, hasta el momento:

16
Decesos
26
Hospitalizados
350,000
Familias damnificadas
97
Municipios afectados
50,582
viviendas dañadas

También puedes leer:

Héroes entre nosotros por J. Jesús Lemus

La solidaridad puede más por Ernesto Santillán