Durante el año pasado las alcaldías de la Ciudad de México gastaron más de 350 millones de pesos en repavimentación, mantenimiento de la carpeta asfáltica y el bacheo de vialidades secundarias. Sin embargo, especialistas coinciden en que el monto erogado de manera anual es alto para lo que en realidad necesita la infraestructura y aseguran que tampoco ayuda a reducir la movilidad de automóviles, ni a mejorar la eficiencia del transporte público.

De igual forma, ese gasto evita el desarrollo de medios de traslado más sustentables como la bicicleta y la movilidad peatonal.

Una de las alternativas para reducir los recursos destinados cada año para el bacheo y reencarpetado sería la adopción de un modelo de calles más amables con los peatones, ciclistas y otros grupos vulnerables como las personas con alguna discapacidad.

Yazmín Viramontes, directora general de CAMINA, asegura que la inversión que realizan las 16 alcaldías de manera anual es poco rentable y evita que se consiga infraestructura sustentable.

“Se debería invertir en peatones porque como lo estipula la Ley de Movilidad ellos son el grupo más vulnerable y el que tiene la prioridad”, agrega la directora de la asociación que defiende los derechos de los peatones y promueve la movilidad no motorizada

El gasto de las 16 alcaldías en el mantenimiento de la infraestructura que favorece a la movilidad motorizada es hasta seis veces superior a lo destinado por el Gobierno capitalino en la implementación de ciclovías.

Según información sobre los contratos celebrados por las autoridades durante 2019, disponibles en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), las 16 alcaldías celebraron convenios para el bacheo, la rehabilitación de la carpeta asfáltica y supervisión de los trabajos por un monto total de 350 millones 791 mil 131 pesos.

Esa cantidad equivale al 0.8 por ciento del total del presupuesto de las alcaldías durante el año pasado, monto que ascendió a 42 mil 818 millones 593 mil 400 pesos.

Aunque al compararlo con lo invertido anualmente por el Gobierno central en infraestructura ciclista la cifra es alta.

De acuerdo con el presupuesto de egresos de 2019 de la Ciudad de México, se destinaron 51 millones 593 mil 76 pesos para el Fondo de Atención al Ciclista y al Peatón.

Esto significa que lo asignado por las alcaldías en el mantenimiento de infraestructura vehicular durante 2019 es, al menos, siete veces superior a lo destinado en infraestructura ciclista por el Gobierno de la ciudad.

Además, los 350 millones de pesos son casi el triple de lo que recibió de presupuesto para ese ejercicio la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) cuyos recursos etiquetados fueron por 120 millones 305 mil 869 pesos.

Gasto poco rentable para movilidad

Yazmín Viramontes afirma que los recursos destinados por las alcaldías en 2019 están mal orientados y no va de acuerdo ni con la ley ni con los principios de la movilidad sustentable, además de que es un gasto que se hace anualmente debido al desgaste continuo de las avenidas por el tránsito vehicular.

La directora general de CAMINA asegura que por ello sería más estratégico invertir en infraestructura peatonal.

“Es más barato y tiene un mayor impacto, hablando de efectos positivos como el medio ambiente y la salud de las personas”, menciona Viramontes.

Para la activista peatonal, un buen ejemplo de esto es el corredor peatonal de Francisco I. Madero en el Centro Histórico, que fue inaugurado en 2010 y costó 30 millones de pesos, porque hasta la fecha no se le han realizado obras de mantenimiento mayor.

“Son proyectos que levantan en imagen el Centro Histórico y que incluso detonan la inversión”, agrega la directora general de CAMINA.

Otro factor importante es que al peatonalizar las avenidas ocurre una reducción de incidentes de tránsito. Durante 2019, la Secretaría de Movilidad (SEMOVI) intervino 117 intersecciones para convertirlas en Cruces Seguros con una inversión de 300 millones de pesos.

En enero de este año, la dependencia dio a conocer que el programa había logrado una reducción de 30 por ciento de incidentes viales en la capital.

Una de las alternativas para reducir los recursos sería la adopción de un modelo de calles más amables con los peatones, ciclistas y otros grupos vulnerables

Ambos lados del cruce

Tres alcaldías de la Ciudad de México concentran 115 millones 15 mil 279 pesos, es decir 32 por ciento del monto total invertido durante 2019. Estas demarcaciones son Álvaro Obregón, Benito Juárez y Magdalena Contreras.

De esas, la que más gastó fue Benito Juárez que erogó 48 millones 626 mil 76 pesos, le sigue Magdalena Contreras con 33 millones 259 mil 931 pesos, y Álvaro Obregón con 33 millones 129 mil 272 pesos.

Mientras las que menos invirtieron en infraestructura para vehículos motorizados fueron Azcapotzalco, Cuajimalpa y Milpa Alta. De acuerdo con la revisión realizada a los contratos, Azcapotzalco destinó 6 millones 359 mil 947 pesos, mientras que Cuajimalpa desembolsó 5 millones 999 mil 994 pesos, en tanto que Milpa Alta apenas desembolsó 121 mil 473 pesos.

También puedes leer: El reto de reducir el ozono en la capital