Francisco Colorado Cessa, quien purgaba una condena de 20 años por el delito de lavado de dinero para cártel de Los Zetas, murió el domingo en una cárcel de Texas.

Pancho Colorado, como era conocido también el empresario mexicano, fue hallado sin vida en su celda víctima de un infarto, informó su hijo José Antonio Colorado Salman.

El veracruzano enfrentó dos juicios en Estados Unidos; el primero de ellos fue ante la corte federal de Texas, en 2013, y otro en Nueva Orleans, en 2017, ambos por lavar dinero a través de la compra de caballos de carrera para líderes de crimen organizado.

La justicia estadounidense lo encontró culpable de ser el operador financiero de narcotraficantes como Miguel Ángel Treviño Morales, alias El Z-40, Omar Treviño Morales y Enrique Rejón Aguilar.

Aunque Apenas en octubre de 2017 fue sentenciado, desde 2012 fue detenido y le fueron de comisionados 25 millones de dólares y dos aviones, una Beechcraft King Air b200 y otra Hawker 800xp.

Además de los delitos de lavado de dinero, Colorado también fue acusado de conspiración y tratar de sobornar a un juez, al igual que su hijo, quien también fue aprendido, sin embargo, este último quedó libre luego que su padre se declarara culpable.

Las transacciones por las que fue hallado culpable Pancho Colorado se realizaron a través de su empresa ADT Petroservicios, que de forma paralela proporcionaba servicios a Petróleos Mexicanos (Pemex).