Morena va por cambiar el modelo de donación y recepción de órganos vitales para dar preferencia a quienes estén registrados en la lista de donadores activos sobre quienes no lo están.

La iniciativa a cargo del coordinador de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, plantea que para fortalecer el sistema de donación de órganos en el país, se privilegie únicamente a las personas que hayan manifestado su voluntad de ceder sus elementos vitales después de fallecidos.

La propuesta de reforma a varios artículos de la Ley General de Salud plantea que la donación se rija por el principio de reciprocidad, es decir, que el apoyo se dé primero a quien apoya.

“En 2012 había 3.6 donantes de órganos por muerte encefálica, y en 2017 aumentó a 4.5 donantes por cada millón de habitantes. Por lo que se refiere a los transplantes, en 2012 fueron de 3 mil 988; en 2017 la cifra aumentó a 4 mil 938 casos”, expone el legislador.

7 de 10
mexicanos reflejaron su apoyo hacia la donación de órganos y tejidos

Pese a que las cifras de donación en México todavía son dramáticas, el legislador y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara alta afirma que en los últimos cinco años el fenómeno de personas que en vida expresaron su interés de donar aumentó un 28 por ciento.

De acuerdo con estos datos, el morenista afirma que la percepción de la donación ha cambiado entre los mexicanos, pues antes sólo 3 de cada 10 estaban a favor y hoy son 7 de cada 10 los que apoyan.

De igual forma, Monreal Ávila considera que al incrementar las tasas de donación, se combatirán los índices de tráfico de órganos.

En la 63 Legislatura, una iniciativa del entonces presidente de la comisión de Salud en la Cámara de Diputados, Elías Octavio Íñiguez, del PAN, se aprobó en comisiones y estuvo a punto de ser votada en el Pleno.

En ella, se proponía hacer la donación de órganos casi de manera obligatoria, y que el registro fuera para no ser donador, en lugar de sí ser donador, como se contempla actualmente.

El cambio sería que, si una persona no se anotaba en el registro de no donadores, automáticamente se tomaban sus órganos si fallecía.

Al final, la iniciativa no llegó al Pleno porque no fue apoyada por las otras bancadas en la Cámara de Diputados.

Crisis de salud

La falta de órganos para los pacientes que necesitan un transplante es una preocupación permanente dentro del sistema de salud nacional.

22,290
personas se registraron en la lista de espera de un órgano durante el primer semestre del 2019

Ricardo Monreal cita datos del Centro Nacional de Transplantes (Cenatra), que informó que durante el primer semestre del 2019 hubo 22 mil 290 personas en espera de un órgano o tejido.

De ellos, 15 mil 939 esperan un riñón; 5 mil 988 esperan una córnea; 311, un hígado; 37, un corazón; 2 de pulmón; 2 esperan un corazón y un riñón; 2, un riñón y páncreas; y el resto otros transplantes.

El número de donaciones concretadas fue de apenas 1 mil 226.

Es decir, sólo el 5.5 por ciento de quienes esperaban un órgano o un tejido pudieron acceder a él.

El hecho de que la demanda supere sustantivamente la oferta, evidencia que en México la donación de órganos es todavía un tema tabú
Ricardo Monreal ÁvilaSenador de la República

“La falta de donadores en nuestro país se debe a múltiples causas, tales como la desinformación y la desconfianza en las instituciones; además, la incidencia de factores de naturaleza social, moral y religiosa han jugado un papel decisivo para que en nuestro país la cultura de la donación no se desarrolle al ritmo y de la forma que se requiere”, señala la iniciativa.

En su propuesta, Monreal argumenta que una forma de fomentar la donación de órganos es que se incorpore una medida nueva para que los ciudadanos comiencen a anotarse en las listas de donantes.

Reciprocidad de donadores, tema vital

La propuesta de reforma a la Ley General de Salud apunta que las personas que requieran un órgano y estén registrados como donadores, tendrán preferencia por sobre quienes no.

“El principio de reciprocidad en la asignación de órganos para trasplantes consiste en priorizar en las listas de espera a aquellas personas que emitieron su consentimiento expreso para donar sus órganos después de su muerte, o bien el de un familiar que no se haya registrado por sí mismo.

“Sin obviar el hecho de que todo paciente debe ser tratado según condición médica, se faculta a la Secretaría de Salud para establecer los mecanismos de priorización, así como para determinar las eventuales excepciones considerando el estado de gravedad del receptor”, argumenta Monreal.

La donación, cuando corresponda a personas mayores de edad, no puede ser revocada por terceros. Pero si la persona donante se arrepiente, en cualquier momento puede revocar su consentimiento, sin responsabilidad de su parte.

Con estos cambios a la Ley General de Salud, Monreal plantea que no haya una transición a un modelo como el propuesto por Íñiguez, sino que se pase primero por un escalón intermedio y se ponga por encima el principio de reciprocidad.

De ser aprobada, la nueva enmienda entraría en vigor en el año 2023

También puedes leer: Frenan donación automática de órganos