Otra vez Juan José Farías Álvarez, “El Abuelo”, el jefe de los grupos de autodefensa en Tepalcatepec, Michoacán, y presunto colaborador de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, jefe del Cartel Jalisco Nueva Generación, evadió la justicia; un juez de control ordenó su liberación al considerar que no existen elementos para procesarlo por portación de arma de fuego, narcotráfico y homicidio.

La liberación de Juan José Farías Álvarez, quien había sido detenido por fuerzas especiales de la Marina el pasado domingo 27 de este mes en las inmediaciones de Tepalcatepec, fue ordenada este día por la mañana por un juez de control, luego de la audiencia pública de su proceso en donde el ministerio público adscrito de la Procuraduría General de la Republica (PGR) no pudo sostener, con base en pruebas, las acusaciones formuladas contra el detenido.


“El Abuelo”, considerado uno de los objetivos prioritarios en el programa nacional de combate a la delincuencia organizada, fue detenido bajo el señalamiento de ser uno de los principales operadores en el estado de Michoacán del CJNG, y por ello fue trasladado a la cárcel federal de El Altiplano, en el Estado de México.

Fuentes cercanas a la familia del detenido dijeron a Reporte Índigo que la detención de “El Abuelo”, nunca estuvo soportada en alguna prueba, pues “su detención fue cuando Juan José se disponía a pasear con su familia y ni siquiera portaba armas”, pudiendo confirmar que el aludido ya se encontraba en camino a su localidad de origen.

Cabe señalar que a causa de su detención, los grupos de autodefensa que él dirige en esa parte del estado de Michoacán, realizaron movilizaciones, quema de vehículos y bloqueos a los caminos, incluso se hizo la retención de 13 efectivos militares, los que fueron liberados en forma posterior.


Esta es la segunda ocasión en que Juan Jose Farías Álvarez logra evadir la acción de la justicia, luego que en agosto del 2009 fue detenido bajo las mismas acusaciones de ahora a las que se agregó las de extorsión, secuestro y cohecho, pero quedó en libertad en septiembre del 2012, luego de haber desvanecido las acusaciones delincuencia organizada.