La entrega del paquete presupuestario 2019 para la Ciudad de México al congreso capitalino sumió a los partidos políticos en una confrontación debido a que el documento no se entregó con anticipación a las fracciones parlamentarias que harían los posicionamientos en el pleno.

El grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), solicitó que se retiraran del orden del día los posicionamientos debido a que no se entregaron los documentos con las 72 horas de anticipación que marca la ley.

“De qué vamos a hacer los posicionamiento, de buena fe, accedimos a ello porque no había acuerdo. Yo creo que no estamos para discutir si es comparecencia, sobre qué vamos a posicionar sino tenemos los documentos”, expuso Mauricio Tabe, diputado del PAN.

Por su parte, Eduardo Santillán, legislador de Morena argumentó que el acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) tiene el sustento jurídico para recibir el paquete, escuchar los planteamientos de las diferentes fuerzas políticas y una vez recibido, iniciar la discusión.

En la embestida del PAN, Federico Doring, encendió los ánimos al expresar que nunca había pasado esto en la historia de la Asamblea Legislativa, por lo que calificó el acto como una “pifia”.

Por parte del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el diputado Jorge Gaviño llamó a destrabar la situación y recibir a la secretaria de Finanzas Luz Elena González, a fin de conocer el documento y posteriormente emitir una opinión aunque no conocieran el contenido del mismo.

“También es cierto que señalé la necesidad de tener el documento previamente para hacer los posicionamientos, no podemos hacerlo sino lo conocemos. Solicitamos tenerlo horas antes o un resumen para poder referirnos al mismo”, puntualizó.

“Al primer tema le podemos dar hacia delante, recibirlo con los vicios y virtudes del documento que no conocemos. Cómo vamos a arreglar este entuerto porque ya estamos en un problema legal, lo que sugiero es que recibamos a la secretaria de Finanzas y vamos a analizarlo y después pronunciarnos jurídicamente sobre el mismo”.

Hasta el momento, se acordó que una comisión recibiera a la secretaria de Finanzas para poder concretar la entrega del polémico paquete que promete una reducción del gasto en dependencias y el sello de austeridad.