La semana pasada, el Parque México, en el corazón de la colonia Condesa, una de las más afectadas por el sismo de 7.1 grados registrado el martes 19 de septiembre, estaba repleto de voluntarios, militares, policías federales y rescatistas; hoy, que parece volver a la normalidad, se puede ver un memorial improvisado a las víctimas mortales por el temblor.

En uno de los andadores del parque, cercano a las calles de Citlaltépetl y Ozuluama, ciudadanos habían dejado algunas flores como ofrenda, hasta que un grupo de comerciantes del Mercado de Sonora, donaron flores para acompañar los también miles de papeles con mensajes que deudos y personas dejan a su paso por el lugar.

Todo comenzó como la idea de un par de ciudadanas que, al ver que personas que transitaban por el lugar dejaban flores o veladoras, decidieron colocar una mesa con pequeños papeles, plumones y lápices de colores.

Ahí, los transeúntes dejan un mensaje de apoyo a los que aún realizan labores de rescate o en memoria de alguien que perdió la vida.

En los alrededores, todavía hay rescatistas que no pierden la esperanza de hallar vidas entre los escombros: A una calle del parque, en Ámsterdam 25; y a unas tres cuadras, en Álvaro Obregón 286, donde las edificaciones dieron de sí, dejando en desamparo a familiares que siguen en espera de respuestas.

Las responsables de colocar los papeles que ahora llevan mensajes de aliento o de resignación, son un mecanismo para que emocionalmente haya un poco de alivio entre la tragedia.

Los mensajes que son colgados entre las flores, serán digitalizados y compartidos en internet, con el fin de dejar un registro en la memoria colectiva de lo que ocurrió cerca de esas calles y en toda al capital