A pesar de que existe un amparo de la primera sala de la Suprema Corte otorgado a Víctor Manuel Aguirre y Víctor Fernando Urias, la primera boda entre personas del mismo sexo en Baja California no se ha podido llevar a cabo, informó ayer Animal Político. 

Aguirre y Urias ya habían intentado contraer matrimonio en otras tres ocasiones, pero no les había sido posible. Ahora, con el respaldo de la Corte, acudieron este sábado al registro civil de Mexicali, pero una denuncia de impedimento para contraer matrimonio frenó el proceso. 

En la denuncia se les acusó de “padecer de locura”.

Alcalde se opone 

El responsable del impedimento, señala la pareja, así como uno de sus abogados, es el alcalde panista de Mexicali, Jaime Rafael Díaz. 

“El opositor es el alcalde. Lo que el Ayuntamiento busca con este nuevo boicot es que los chicos desistan. Quieren que se casen pero en otro lugar, no aquí. Y eso no va a suceder”, comentó José Luis Márquez, abogado de la pareja en Mexicali. 

Por su parte, Fernando Urias, uno de los contrayentes, dijo que se habían enterado de que el alcalde está siendo presionado por el obispo José Isidro Guerrero Macías. 

“Por eso se dieron aquellos intentos fallidos que buscaron pretextos tontos para poder postergar lo inevitable”, expresó.