Octubre es el mes rosa. Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se trata de sensibilizar sobre el cáncer de mama y de conmemorar, el día 19, la lucha que comenzaron más de 2 millones de mujeres que fueron diagnosticadas, según datos de 2018.

La OMS refiere que de ese total, 630 mil pacientes murieron a causa de esta enfermedad crónica. Un diagnóstico tardío y la falta de acceso a un tratamiento asequible fue la principal complicación en 269 mil casos, la mayoría, en países de bajos ingresos.

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres de cualquier país, de acuerdo con este organismo internacional. Por ello, es importante la detección oportuna, a través de la autoexploración y mastografías de tumores malignos que se originan en las células del tejido mamario.

En México, no todas las pacientes tienen acceso al diagnóstico, el tratamiento, su seguimiento y mucho menos a la rehabilitación. La Secretaría de Salud establece el acceso a prótesis o reconstrucción mamaria pero no siempre se da abasto.

También puedes leer: Sensibiliza DIF-Coahuila a la población sobre la prevención del cáncer de mama

Son las asociaciones de la sociedad civil, como Oncoayuda A.C., Banco de Tapitas A.C. y Rizos de amor y alegría, las encargadas de realizar campañas temporales o permanentes para recolectar donaciones de trenzas de entre 25 y 30 centímetros que les permitan fabricar por su cuenta, de forma artesanal, o a través de empresas aliadas de manera industrial, pelucas para pacientes de cáncer de mama que han perdido su cabello a causa de los tratamientos.

Las quimioterapias y radioterapias provocan la caída del cabello y la pérdida de cejas y pestañas, entre otras secuelas. Si bien se trata de combatir a las células cancerosas, también dañan a las sanas que están en los folículos del pelo.

El dolor en el cuero cabelludo desde la primera quimioterapia o radioterapia es apenas una manifestación de esta pérdida que va más allá de lo estético.

Quedarse sin cabello trae consecuencias psicológicas y sociales, por lo que resulta importante contribuir como donador, aportar económicamente o apadrinar una peluca por esta bella causa.

Este tipo de cáncer es muy poco frecuente en los hombres, de hecho, se alude al color rosa por el género femenino. Existe una mayor probabilidad de que las mamas de las mujeres sean invadidas por células cancerosas de modo anormal y, al mismo tiempo, son ellas las más afectadas por los estándares de belleza tras la pérdida de cabello y de sus senos.

Conforme aumenta la edad, la proporción de mujeres que fallecen por cáncer de mama es mayor. El diagnóstico oportuno puede dar una ventaja de más de cinco años en la mayoría de los pacientes, y algunas de estas organizaciones, como Oncoayuda A.C., posibilitan consultas para detecciones de cualquier tipo.

Por su parte, Banco de Tapitas A.C., busca generar recursos a través del reciclaje de plástico para apoyar, sobre todo, a niños y niñas menores de 21 años en sus tratamientos.

Continúa leyendo:

Oncoayuda: Donar para ayudar a las pacientes

Apadrinar con amor: Rizos de Amor y Alegría

Pelucas artesanales en Banco de Tapitas