Un grupo de soñadores se reunió para sumar fuerzas y ayudar a niños y adolescentes en situación vulnerable, ya sea con alguna discapacidad, en extrema pobreza, sin posibilidad de estudiar, en situación de violencia familiar o de calle, con enfermedades crónicas o terminales, y sin documentos que acrediten su legal estancia en el país. Así, desde 2011, Por una niñez venturosa A.C. trabaja año con año por cumplir su objetivo y, a pesar de las circunstancias adversas, como la actual pandemia por COVID-19, sus integrantes aseguran que no se detienen, sino se adaptan para continuar y mejorar la vida de los niños.

“Queremos ayudar a la niñez, pero yendo más allá, más allá de darles un juguete, comida, aliento o esperanza, sino realmente cambiar y mejorar su calidad de vida; entonces, también nuestra base es proporcionarles valores morales y, sobre todo, la ideología que manejamos con ellos es decirles que sí pueden lograr todas las cosas, que a pesar de que hayan nacido en una situación de extrema pobreza o que viven circunstancias adversas, no significa que eso los limita, sino al contrario, puede ser un parteaguas en su vida, y motivar a otros para hacer un mejor mañana”, asegura Karla Monzalvo Carbajal, miembro de la dirección general de Por una niñez venturosa A.C.

Esta asociación logra sus sueños de ayudar a los niños y adolescentes a través de diferentes programas, como “Por una niñez sin fronteras”, “Niñez en acción”, “Dibujando sonrisas” o por medio del albergue Bálsamo de Amor.


Esta asociación civil está acostumbrada a enfrentar retos y superarlos para continuar con su sueño de ayudar a los niños

En “Por una niñez sin fronteras”, explica Karla, acuden a estaciones migratorias donde atienden a niños de otros países que se encuentran alojados ahí mientras son repatriados para brindarles una atención integral que va desde consultas médicas, odontológicas, apoyo psicológico, corte de pelo, talleres para reducir la ansiedad, para enseñarles oficios o actividades que puedan realizar en su país de origen.

“Les ayudamos a hacer pulseritas o diferentes cosas para que ellos las puedan recrear en sus países y así tengan un sustento. Por ejemplo, los migrantes centroamericanos han podido recrear lo que les hemos enseñado y eso evita que regresen o intenten ir a Estados Unidos”, comparte Monzalvo Carbajal.

Alma Estrada Torres, líder de proyectos de la asociación, comenta que uno de los programas que está en su corazón es el del albergue Bálsamo de Amor, donde se recibe a niños de escasos recursos con enfermedades crónicas o terminales que vienen del interior de la República a la Ciudad de México para recibir sus tratamientos médicos.

“Tenemos muchos años trabajando en él; entonces, nos genera una gran satisfacción el poder ayudar a los niños de provincia para que no se queden en las calles sin comer”, indica Estrada.

Debido al confinamiento que se vive en México, Por una niñez venturosa A.C. se está enfocando en el programa “Niñez en acción”, por medio del cual regularizan a los niños vía Zoom.

“Ahora también tenemos el de ‘Niñez con México’ que se aplica cuando hay una crisis como inundaciones o en este caso la pandemia, el objetivo es darles todos los apoyos que requieren”, cuenta Karla.

Invitan a creer en la niñez y en México

Las integrantes de Por una niñez venturosa A.C. afirman que México es un país con gente muy noble, “superhéroes sin capa”, porque cada que pasa alguna tragedia la población se une, se mueve y reacciona, siempre con el objetivo de ayudar.

“Necesitamos más gente así, que sea consciente, que se toque el corazón, que no solo diga ‘voy a hacerlo’, sino que realmente lo haga, porque es lo que nosotros les enseñamos a los pequeños, que hay alguien más que a pesar de que no los conoce le interesa su vida, su futuro, y eso nos motiva para decirles a los niños ‘ánimo, sí se puede, hay alguien que te quiere bien’”, comenta Karla Monzalvo.

Esta asociación civil está acostumbrada a enfrentar retos y superarlos para continuar con su sueño de ayudar a los niños; por ejemplo, por culpa de la actual pandemia no han podido visitar estaciones migratorias ni zonas marginadas, tanto como lo hubieran querido, porque, dicen, deben obedecer a las autoridades; sin embargo, lograron llegar con los pequeños de otros modos, así que su alcance creció.

Alma Estrada Torres reconoce que a veces cumplir con su misión es complicado, ya que en ocasiones las instituciones gubernamentales no dan el acceso correspondiente, porque no entienden que quieren ayudar y no estorbar.


Lamentablemente hay muchas asociaciones que buscan reconocimiento o dinero, la verdad, pero una asociación que se dedique a ayudar, que busque sumarse para sacar a su país de algo tremendo, siempre es necesaria

Alma Estrada Torres

Líder de proyectos

Por lo que invita a la gente a sumarse a este proyecto, ya sea donando o como voluntarios, ya que muchas veces cuentan con varias cosas para darles a los niños, pero con muy poca gente para llevarlas y repartirlas a los lugares correspondientes.

“Invito a que conozcan esta asociación que es sin fines de lucro, con la única intención de ayudar, de compartir lo que hay en nuestro corazón, que es amor hacia los niños y los adolescentes. Hay gente que con sus manos ayuda y otras con su dinero o en especie, lo importante es sumarse”, señala Alma.

La líder de proyectos de Por una niñez venturosa A.C. le pide a la gente que crea en este proyecto y en todas aquellas asociaciones que sí ayudan a la población, que no se dejen cegar por el mal testimonio de los que se dedican a estafar o engañar, porque en México el trabajo social es muy necesario.

“No importa cuánto presupuesto tengas, el ayudar no significa que necesites miles de millones de pesos, solamente basta que te lo propongas en tu corazón y lo hagas, no importa si lo haces con un litro de aceite o con un juguete, lo importante es ayudar, porque esa acción ocasiona una reacción y eso es lo que mueve al mundo, el amor”, afirma Karla.

También puedes leer: Víctor Armando y la falla del Estado con la niñez