El Sistema Radar Jalisco que implementa el Gobierno del estado para la “detección activa” de personas contagiadas por el coronavirus, no ha logrado que éstas acudan a recibir atención médica dentro del tiempo considerado “ideal”, lo que reduciría considerablemente su riesgo de morir.

De acuerdo con la Secretaría de Salud federal, el plazo “ideal” para que un enfermo de COVID-19 acuda a recibir atención médica es menos de dos días a partir del inicio de síntomas, sin embargo, en Jalisco el tiempo promedio se acerca a los cuatro días, una demora que aumenta más de 50 por ciento el riesgo de fallecer.

Más aún, el 13 de diciembre esa Secretaría federal informó que Jalisco lleva cuatro semanas reportando un incremento sostenido en esta tardanza para prestar la atención médica; es decir, justo ahora que el estado ya ronda las cinco mil 300 defunciones confirmadas por la infección del SARS-CoV-2.

El peor escenario que ha sido analizado por esa dependencia es cuando los enfermos de COVID-19 demoran seis días o más para obtener atención médica, en ese caso, estas personas tienen un 150 por ciento más riesgo de fallecer que las que acudieron a un centro de salud en el tiempo considerado “ideal”.

Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), explicó así el estudio:

“Lo que hicimos en este análisis es comparar aquellos individuos que llegaron en los primeros dos días, que después de inicio de síntomas acudieron a un centro de salud (…), contra aquellos que acudieron, ya sea de dos a tres días, aquellos que acudieron de cuatro a cinco días, y aquellos que tardaron seis o más días después del inicio de síntomas”.

Las variaciones en el riesgo de mortalidad que se encontraron fueron las siguientes:


La gente que acudió de dos a tres días tienen un poco más del 50 por ciento del riesgo de fallecer en comparación con aquellos que acudieron de manera temprana (en menos de dos días). En aquel grupo que tardó de cuatro a cinco días tiene casi el 80 por ciento de incremento de riesgo. Y aquellos que tardaron de seis a más días, es más del doble, es el 150 por ciento de más riesgo

Ruy López Ridaura

Director general del Cenaprece

Eficacia prometida del Sistema Radar

Los datos expuestos por el Gobierno federal evidencian que el Sistema Radar Jalisco que implementa el Gobierno estatal junto con la Universidad de Guadalajara (UdeG) no es lo suficientemente eficiente como para detectar a los enfermos de COVID-19 y llevarlos al médico en el plazo “ideal”, es decir, antes de que el riesgo de morir se dispare.

El 14 de abril pasado, cuando fue presentado el Sistema Radar, lo que se prometió es que éste permitiría la detección eficaz de los enfermos de COVID-19: “No vamos a esperar a que los pacientes vengan a las instituciones de salud para diagnosticarlos, vamos nosotros también a ir a buscarlos y vamos a transitar de un modelo pasivo a un modelo activo”, dijo ese día el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

2

días después de identificar los síntomas es el tiempo máximo para acudir al médico.

El funcionario federal, López Ridaura, sin embargo, insistió en que el tiempo que se demore la prestación de la atención médica influye de forma determinante sobre las posibilidades de sobrevivir del paciente:

“Una vez que acuden rápido (a un centro de salud) es uno de los principales componentes para disminuir su riesgo de muerte. Si acuden tarde, y más con síntomas de alarma, las posibilidades de tener un desenlace fatal son mucho más altas. ¿Qué tanto más altas? Pues más del doble“.

La ceguera del radar

Los resultados difundidos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición COVID-19 (Ensanut COVID-19), que confirman que una cuarta parte de la población en México ya se contagió de coronavirus, muestran que la capacidad de detección de casos del Sistema Radar Jalisco es ínfima.

“Los resultados preliminares de la Ensanut COVID-19 muestran que 25 por ciento de la población en México tiene anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2, lo que representa un estimado de 32 millones de personas a nivel nacional“, informó la Secretaría de Salud federal el 16 de diciembre.

Este 14 de diciembre, el Gobierno de Jalisco comunicó como un logro que el Sistema Radar sumaba 80 mil casos detectados por arriba de los que arroja el modelo federal: “A través del Sistema Radar se ha logrado identificar a 80 mil personas más que tenían la enfermedad y que de otra manera estarían en el subregistro, pues no son contabilizadas en los reportes diarios que presenta el Gobierno federal (…). Según el modelo de ‘Unidades Centinela’ en Jalisco hay 46 mil 165 casos confirmados de COVID-19 al corte de hoy. Radar Jalisco da cuenta de 126 mil 457 afectados”.

Sin embargo, si el resultado de la Ensanut COVID-19 se aplica a la población de Jalisco –con 8.4 millones de habitantes–, en proporción respecto a la cantidad de jaliscienses el resultado prospecta que habrían sido contagiados por el coronavirus unos 2.1 millones de personas.

De ser así, entonces el Sistema Radar pudo detectar apenas el 3.8 por ciento de los jaliscienses contagiados; pese a ello, el Estado dice sobre su Sistema Radar que es “mucho más preciso para evaluar la pandemia, que el modelo federal“.


El Cenaprece es un órgano desconcentrado de la SSA que implementa 18 programas sustantivos para la prevención y control de enfermedades en México

Incluso, Alfaro Ramírez ha declarado sobre el Sistema Radar estatal que “mucho de lo que hacemos es producto también (de) los datos que nos da Radar Jalisco, que nos permiten entender la dimensión real del problema de contagios a nivel nacional”, según lo expresó el 28 de octubre pasado.

El Gobierno estatal, a diferencia del federal, no hace explícito que su Sistema Radar también es un modelo “muestral”. Destaca igualmente que el estado afirmara este 14 de diciembre que “sólo dos de 32 entidades del país -Nuevo León y Jaliscocuentan con un sistema de búsqueda intencionada de casos”, pues esto ha sido desmentido por López Ridaura.

“Prácticamente todas las entidades federativas tienen un abordaje territorial, comunitario, que lo que busca es, por un lado, estar haciendo barridos casa a casa de diferente forma, ya sea con brigadas, a veces hay también barridos telefónicos, pero la idea es ir acercándose a las personas”, dijo el 27 de noviembre.

También puedes leer: Sistema Radar, Prueba ‘express’ para Diputados