Organizaciones sociales y de defensa de los derechos de periodistas en el estado de Puebla demandaron este día en dos manifestaciones conjuntas, una en la capital del estado y otra en Tehuacán, la rápida intervención del gobierno federal para que se esclarezca el asesinato de la periodista oaxaqueña María del Sol Cruz Jarquín.

La comunicadora asesinada es hija de la reconocida activista pro derechos de la mujer, Soledad Jarquín Edgar, y es una de las víctimas que dejó un atentado la noche del pasado sábado en el municipio de Juchitán, Oaxaca, en donde fue ejecutado al lado de Pamela Itzamaray Terán Pineda, candidata de la coalición PRI-PVEM-PANAL a segunda concejal del Ayuntamiento y el chofer de ambas, Adelfo Guerra Jiménez.


Las protestas que este día se realizaron, convocadas por el Colectivo Nacional Alerta Temprana y la organización social “28 de Octubre”, exigieron al gobierno federal que el caso del asesinato de Maria del Sol Cruz Jarquín sea atraído por la federación, “para evitar que este se convierta en un caso más de impunidad”, dijo Claudia Martínez, directora del colectivo de periodistas.

Los comunicadores e integrantes de la organización social reclamaron a la autoridad federal “la pasividad mostrada en las investigaciones de otros asesinatos de periodistas y defensores de derechos humanos, donde claramente se encuentra la mano del crimen organizado”, dijo Juan Guerra, vocero del Consejo Magisterial de Puebla, quien pidió que el asesinato de esta periodista no quede impune.

En las protestas conjuntas del Colectivo Nacional Alerta Temprana, realizadas frente a las delegaciones de la Procuraduría General de la Republica (PGR) en esta entidad, también se demandó una rápida respuesta del gobierno federal, en el caso de las investigaciones de los asesinatos de los otros siete periodistas que han muerto en lo que va de este año.


Se reclamó que se agoten todas las líneas de investigación en el caso de los asesinatos de Jose Gerardo Martínez, ejecutado en la Ciudad de México el recién pasado 5 de enero, de Carlos Domínguez, ejecutado en Nuevo Laredo, Tamaulipas el 13 de enero, de Pedro Damián Gómez Bonifaz, asesinado en Tijuana el 14 de Febrero, de Leobardo Vásquez Atzin, muerto en Gutiérrez Zamora, Veracruz el 21 de marzo, de Juan Carlos Huerta Gutiérrez, asesinado en el municipio de Centro, Tabasco el 15 de Mayo, de Alicia Díaz Gonzalez, muerta en Monterrey el 24 de mayo y de  Héctor González Antonio, ejecutado en Tamaulipas el 29 de mayo también de este año.

Durante el evento, no se descartó que “el homicidio de la periodista Maria del Sol Cruz Jarquín sea una forma de represalia del gobierno federal en contra de la periodista Soledad Jarquín, la que ha sido una periodista combativa en temas de equidad de género y que de alguna manera a resultado incómoda para el sistema”, según lo expresó la directora del Colectivo Nacional Alerta Temprana.