La historia de una familia que por falta de recursos no reclamó uno de los cientos de cadáveres que se apilan en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, a pesar de haberlo reconocido, ha causado conmoción en el estado.

Autoridades de Jalisco informaron, según información que recoge Noticieros Televisa, que la familia identificó plenamente uno de los 444 cuerpos que permanecen sin ser reclamados.

Cuando se disponían a realizar el papeleo para la entrega del cadáver, la familia explicó que no tenía dinero para enterrarlo y lo dejó a disposición de la autoridad, quien se encargó de colocarlo en una de las 900 criptas adquiridas por el estado.

Marisela Gómez Cobos, encargada del despacho de la Fiscalía General del estado, refirió que el cuerpo quedó debidamente inhumado en una de las fosas “como apoyo a la familia”.

La víctima, que fue identificada por medio de fotografías, tatuajes y otros peritajes, estaba reportada como desaparecida.

Hasta el momento 30 cadáveres han sido inhumados y cientos permanecen en las cajas frigoríficas de los tráileres que generaron escozor entre la sociedad, en lo que se realizan los trabajos periciales de identificación.

Te recomendamos leer: CADÁVERES LLEVAN 2 AÑOS EN CAJAS DE TRÁILERES, REVELA FUNCIONARIO DESTITUIDO EN JALISCO