El reto más importante para México en 2021 será revertir la pérdida masiva de empleo derivada de la pandemia por COVID-19 y todas las implicaciones que esto ha provocado.

De acuerdo con las estimaciones anuales de la séptima edición del Observatorio de la OIT: “La COVID-19 y el mundo del trabajo”, el año pasado la cantidad de horas laborales a escala mundial se redujo en un 8.8 por ciento con respecto al cuarto trimestre de 2019, lo que equivale a 255 millones de empleos de tiempo completo. Una pérdida aproximadamente cuatro veces mayor que la que provocó la crisis financiera de 2009.

Esta realidad obedece a la reducción de horas de trabajo de personas ocupadas y a la disminución “sin precedentes” del nivel de ocupación que afectó a 114 millones de individuos.

“Cabe destacar que la disminución de la ocupación constituyó una salida de la fuerza de trabajo, más que del desempleo propiamente dicho; es decir, se produjo una salida del mercado de trabajo por las restricciones de la pandemia, o porque las personas afectadas dejaron de buscar empleo”, revela el documento de la Organización Mundial del Trabajo.

Consciente de esta situación, Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, reconoció al participar en el Foro Mundial de Economía, que el máximo desafío que enfrenta actualmente la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador es encontrar la fórmula para recuperar los empleos que se han perdido por la pandemia, pero cuidando la salud de los mexicanos.


El principal problema que tenemos en México es la pérdida de 657 mil empleos (formales). La gente dice: o cuidamos la salud o cuidamos el empleo. Por eso, el principal punto a enfrentar es encontrar un balance entre las dos cosas

Tatiana Clouthier

Secretaria de Economía

Al respecto, Luis Monroy Gómez Franco, economista y candidato a doctor por la Universidad de la Ciudad de Nueva York, comenta en entrevista que para poder lograr lo que la secretaria de Economía plantea, se debe definir un plan de apoyos por parte del gobierno que en verdad funcione.

“Mientras no se tenga un control de la crisis sanitaria difícilmente vamos a ver una recuperación económica estable y sostenida.

“Sin embargo, actualmente, la situación en México pone a la mayoría de las personas ante la disyuntiva de: ‘me resguardo y pierdo mis fuentes de ingresos o sigo laborando y arriesgo mi salud’, un dilema que se se genera debido a la falta de una política pública que permita a las personas que se encuentran en una situación límite, quedarse en casa y cumplir con las normas de seguridad sin quedar económicamente vulnerables”.

Las más afectadas por la pérdida de empleo

Las mujeres son el grupo poblacional que mayor salida tuvo de la fuerza laboral en el país, lo que representa un retroceso grave en materia de igualdad de género.

“La tasa de participación laboral femenina, es decir, cuántas están trabajando como proporción del total de mujeres mayores de 15 años, es cerca a los niveles que teníamos hace 10 años. El problema es que si esta situación se prolonga demasiado, existe el riesgo de que esa reversión se vuelva permanente.

“Esto además tiene repercusiones en términos de violencia intrafamiliar y de autonomía de las mujeres”, advierte Monroy Gómez.

Esta realidad plantea otro gran reto para la actual administración, la cual se ha dicho comprometida con la igualdad de género, como muestra de ello, cuenta con un gabinete presidencial y un Congreso federal paritario.

Sectores en riesgo

El documento de la Organización Internacional del Trabajo enlista cuatro sectores de alto riesgo en cuanto a su recuperación: los servicios de hotelería y restauración; las actividades inmobiliarias, comerciales y administrativas; las actividades de fabricación; y el comercio al por mayor y al por menor.

“De los resultados obtenidos cabe concluir que los citados sectores de riesgo se han visto muy afectados por la pérdida generalizada de empleo, en particular los servicios de hotelería y restauración, así como el comercio al por menor y las actividades de producción”.

En contraparte, Luis Monroy, comenta que no todo en el horizonte es negativo, como las políticas implementadas por la nueva administración de Joe Biden y con las cuales México también se verá beneficiado.

“En términos de la recuperación de la economía creo que hay un efecto positivo que es el de la recuperación de Estados Unidos. En particular por los anuncios de política económica de la nueva administración que apuntan a programas de estímulo bastante agresivos por ese país, lo cual eventualmente redundará en que nuestro sector exportador empiece a crecer de nuevo”.

No obstante, el especialista en temas económicos, asegura que esto no será suficiente para levantar toda la economía del país.

“El problema es que hay otros segmentos que no se ven beneficiados directamente, como la actividad laboral informal, por lo que la simple recuperación de este sector no será suficiente para levantar toda la economía en su conjunto”.

Año complicado

A pesar de que ya existe una vacuna y se está comenzando a aplicar a nivel mundial, el 2021 en materia de empleo seguirá siendo complejo. Pues de acuerdo con la OIT, hasta las previsiones más optimistas son negativas.

“Aun en el caso hipotético más favorable, para el que se consideran las condiciones más propicias, cabe esperar que en 2021 se siga registrando una pérdida del 1.3 por ciento de la cantidad de horas de trabajo a escala mundial (36 millones de empleos a tiempo completo) con respecto al cuarto trimestre de 2019”.

Continúa leyendo:

Outsourcing, el dilema entre trabajadores y empresas