Según Santiago Roel de la asociación no gubernamental Semáforo Delictivo, las condiciones de violencia e inseguridad que predominan en México no mejorarán si se continúa ejerciendo una estrategia militar para combatir el crimen organizado y si no se replantea una política para la regulación de drogas.

De acuerdo con reportes de la organización, 2018 fue el año más violento registrado en la historia del país, ya que concentró un total de 28 mil 816 casos de homicidio, cifra que representa un incremento del 15 por ciento en relación al año anterior. En promedio, 90 muertes fueron las registradas por día.

De la cifra reportada durante el último año, estima Roel, cerca de un 80 por ciento de los homicidios estarían relacionados de manera directa con la presencia de grupos del crimen organizado, principalmente con los dedicados a la venta y distribución de drogas, mismos que resultan los principales generadores de violencia.

En los últimos dos años, entidades que habían sido consideradas como “tranquilas” ahora han presentado un alza en su incidencia de criminalidad, sostiene, ya que a las mismas llegaron a expandirse mercados negros como los de tráfico de drogas y de combustibles.


“La inseguridad en México está causada fundamentalmente por una política de drogas equivocada, la cual el mismo Gobierno ha impulsado. El deterioro de la seguridad tampoco es culpa de la policía, sino de un gobierno que insiste en políticas públicas de guerra”

Santiago Roel

Semáforo Delictivo

Para reducir la incidencia criminal de un modo significativo, asegura el experto, tendría que darse una urgente regularización del mercado de las drogas a nivel nacional, iniciativa que ya había sido presentada por la actual secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Si regulamos las drogas, la tasa de homicidios bajaría un 80 por ciento y tendríamos una tasa incluso menor a 5 homicidios por cada 100 mil habitantes, en lugar de 23 como con la que se cerró 2018. Este tema (el narcotráfico) es el principal problema de violencia en México y la única manera de resolver esta tragedia es regulando las drogas para quitarles el negocio a las mafias”, dijo.

Según las estadísticas presentadas por el Semáforo Delictivo, los delitos de extorsión, narcomenudeo, robo de vehículo, robo a negocio y feminicidio, también presentaron un alza considerable al cierre del año pasado.

Cuestionado sobre la entrada de la Guardia Nacional, el también activista sostiene que una estrategia militar o mixta de esa naturaleza no es capaz de garantizar resultados, ya que el antecedente activo se tiene desde 2006, con el inicio de la guerra contra el narcotráfico, y poco se avanzó.

Respecto a la regularización de drogas, Roel asegura que México podría convertirse en un país líder en la materia, ya que traería repercusiones de todo tipo, desde una baja en la violencia y en el daño por consumo hasta la explotación del creciente mercado.