Incrementar el salario mínimo 15 por ciento es positivo; sin embargo, para que los mexicanos recuperen el poder adquisitivo que tenían en 1976, se debe elevar 23 por ciento, considera Carlos Alberto Jiménez Bandala, especialista en economía y ciencias políticas de la Universidad La Salle.

Afirma que el año de 1976 fue la mejor época para el salario pues era en la que a los mexicanos les alcanzaba más con su salario.

Sin embargo, dice el académico, desde entonces los empresarios han preferido aumentar su Producto Interno Bruto y sus ganancias a costa de no incrementar el salario de los trabajadores más allá de la inflación.

Por lo cual, para revertir la tendencia a la baja en el poder adquisitivo de los mexicanos, señala Jiménez Bandala, debe aumentar entre 17 y 23 por ciento.

TE SUGERIMOS: DILEMA POR EL SALARIO MÍNIMO EN LA ECONOMÍA MEXICANA

“Entre el 19 y 23 por ciento por encima de la inflación y de ser así se podría recuperar el poder adquisitivo que se tenía en su mejor momento”, declara.

Añade que, contrario a lo que dicen algunas voces del sector empresarial, no se perderán empleos por este cambio.

“Hicimos un modelo de simulación econométrica y en ese rango no se va afectar la inflación ni el nivel de empleo”, menciona.

También argumenta que ante la crisis económica generada por la pandemia de COVID-19, lo mejor es aumentar los ingresos de los mexicanos para que consuman más y se fortalezca el mercado interno.