SCJN rechaza atraer caso de Lydia Cacho; la impunidad mata, dice la periodista

Tras el falló de la Corte, la periodista se pronunció y lamentó que la SCJN le haya negado el derecho de acceder a la justicia por segunda ocasión

periodista Lydia Cacho

Comparte esta nota

Por mayoría de votos, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó atraer los amparos en revisión del caso de la tortura contra la periodista Lydia Cacho.

Las y los ministros Norma Lucía Piña Hernández, Jorge Mario Pardo Rebolledo, Alfredo Gutiérrez Ortíz Mena y Juan Luis González Alcántara Carrancá fueron quienes se opusieron a atraer el caso.

La ministra Margarita Ríos Farjat, quien preside la Primera Sala de la SCJN y quien atrajo el caso, fue la única que votó a favor.

A través de su cuenta de Twitter, la también activista informó que el máximo tribunal le negó, nuevamente, su derecho de acceso a la protección de ella y su familia.

La autora de “Los demonios del Edén” recordó que fue el propio gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el que reconoció y solicitó un perdón ante los casos de tortura a la que fue objeto.

Lee: Confirman 94 años tres meses de cárcel al pederasta Jean Succar Kuri; Lydia Cacho celebra

“El gobierno de Andrés Manuel López Obrador que reconoció mi tortura y me pidió perdón, ahora me niega el derecho a protegerme a mi y a mi familia. El poder judicial y la FGR protegen a quienes intentan asesinarme y me torturaron, hay poco que decir, los hechos hablan #ImpunidadMata”, escribió en su cuenta de Twitter.

Cabe señalar que Cacho solicitó al máximo tribunal del país que atrajese su caso, debido a la sospecha de corrupción que pesa sobre juzgados de Distrito en Quintana Roo, pues presuntamente el empresario Kamel Nacif estaba haciendo uso de sus influencias.

En otro tuit, pidió detener el supuesto tráfico de influencias de Kamel Nacif con algunos funcionarios cercanos a la Cuarta Transformación.

Incluso, dijo que existe resistencia de la Fiscalía General de la República (FGR) para arrestar a Nacif Borge, conocido como “el Rey de la Mezclilla”, pese a las acusaciones que hay en su contra por trata de personas.

Salir de la versión móvil