Uno de los médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que trabaja en la Ciudad de México narró el proceso de la aplicación de su segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 y reveló que durante el proceso el servidor de la nación del Gobierno federal solo entorpeció el proceso.

“Estaban todos muy bien organizados, afuera había dos militares cuidando, el resto eran médicos y enfermeras de mi hospital. Uno revisaba tu nombre en una lista de papel, la enfermera te tomaba los signos vitales y una tercera persona de sistemas subía tus datos a una plataforma.

“Después, dos enfermeras más me aplicaron la vacuna y en eso apareció el siervo de la nación a entorpecer el proceso y a apuntar tu nombre en una llibretita con tinta roja, cuando tus datos ya están en la plataforma”, reveló el médico que prefirió el anonimato para evitar represalias.

Después de la aplicación de la vacuna, el trabajador del sector salud, señaló que lo pasaron a una área de observación en la que hay dos médicos y junto una habitación equipada para una emergencia coordinada por otro médico y una enfermera.

“No es como vacunar contra la polio con gotitas en la lengua, la gente está presentando malestar y en los adultos mayores seguro va a ser más grave. No hay forma de saber que reacción tendrás hasta que te la pongan.

“En teoría es bastante seguro, pero hay que estar preparado para quien vaya a presentar una reacción grave. Si pasa algo más grave y el único responsable es el siervo de la nación ¿qué van a hacer”, cuestionó.

Insisten médicos y legisladores en retirarlos

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados hizo un llamado al Gobierno federal para que de manera inmediata retire de la estrategia nacional de vacunación a los servidores de la nación y priorice la vida de los mexicanos sobre los intereses electorales o partidistas.

Asimismo, los legisladores tricolor solicitaron al Instituto Nacional Electoral (INE) dar seguimiento a la actuación de dichos servidores públicos la estrategia nacional de vacunación, a fin de prevenir y sancionar el uso electoral de las vacunas contra el virus SARS-CoV-2.

Los priistas recordaron que desde su creación, los servidores de la nación carecen de imparcialidad y han estado implicados en actos irregulares, como promover la imagen del presidente y de los candidatos de Morena para tratar de beneficiarlos electoralmente.

Recordaron que el esquema a implementar en toda la inoculación está compuesto por equipos integrados de dos servidores de la nación, dos promotores de programas sociales, cuatro elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Marina o la Guardia Nacional, dos voluntarios, solo un enfermero y un doctor.

Sin embargo, el coordinador de al menos 10 mil brigadas será un servidor de la nación y no un médico de la Secretaría de Salud, aunque se trate de un asunto evidentemente del ramo.

También puedes leer: Es “justo” que no vacunen contra COVID-19 a médicos privados: Nayeli Salvatori