A partir de este domingo entró en vigencia el reajuste anual de la tarifa del Tren Suburbano, medida con la cual usuarios comúnmente se desconciertan debido a que “no avisan, y, agarran en curva por las vacaciones”.

Con menos de 24 horas de anticipación, la empresa Ferrocarriles Suburbanos informó sobre dicho ajuste, a través de sus redes sociales. A partir de hoy la cuota para viajes cortos pasó de 7.50 a 8.00 pesos, y su tarifa para viajes largos pasó de 17.50 a 18.00 pesos.

Alexis Martínez, quien es usuario ocasional de dicho medio de transporte, dice que “cada vez que sube la tarifa, nunca avisan y sí nos llega a sacar de onda, porque un día está a un precio y al otro ya cambió; si de por sí no alcanza y luego lo suben de repente pues sí nos afecta porque luego llegamos a traer lo justo en la tarjeta, aparte de que no agarran en curva por las vacaciones”.

“Desde hace como dos años, yo tomo a diario este medio [de transporte] para venir a la ciudad, y sí creo que sería mejor que avisaran sobre los aumentos en los precios, aunque sea un par de días antes… aunque esté es un transporte que vale muchísimo la pena”, asegura Ana Arévalo, usuaria regular del Tren Suburbano.

A través de un comunicado, el medio de transporte que conecta a la capital del país con algunos municipios mexiquenses detalló que “este ajuste tarifario [está] previsto en el Título de Concesión del Tren Suburbano de la Zona Metropolitana del Valle de México fue registrado por parte de la Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario, órgano desconcentrado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y publicado en el Diario Oficial de la Federación”.

Pese al incremento de 0.50 centavos en sus costos de tarifa en recorridos de 12.89 kilómetros y 25.6 kilómetros, el precio unitario de la Tarjeta Recargable para servicios de movilidad se mantiene en 15.0 pesos.