Thalía Tetecatl tiene 23 años, acaba de terminar la carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y durante la pandemia de COVID-19 se ha dedicado a rescatar y a criar gatitos huérfanos recién nacidos, cuyas historias comparte en Twitter y Facebook.

La joven vive en el municipio de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, es egresada de la Universidad del Valle de México y también hace su servicio social dando asesorías gratuitas por medio de sus redes sociales para el cuidado de gatitos lactantes.

“Tengo aproximadamente tres años rescatando gatitos recién nacidos, no podía constantemente porque estaba en la escuela y es dedicarle prácticamente todo el día a los gatitos y no me era muy fácil, pero ahorita por la cuarentena ya llevamos más gatitos recién nacidos”, dice.

Los mininos que la joven rescata son neonatos: tienen horas o días de nacidos, la mayoría son callejeros y cuando llegan a ella generalmente están en condición crítica, debatiéndose entre la vida y la muerte. Durante la cuarentena ha rescatado aproximadamente a nueve, menciona.

“Casi siempre nos llega mal, deshidratados, a veces ni siquiera han comido en quién sabe cuántas horas, hay algunos que nos llegan débiles con diarrea, hay veces que la gente le da leche de vaca y eso les provoca este padecimiento.

“Nosotros tenemos que corregir las diarreas, ya sea con tratamiento o con probióticos, para evitar que se vaya descompensando. A veces hay gatitos que están entre la vida y la muerte y normalmente esas son las condiciones en las que nos dan a los gatitos”, explica.

Por lo general, la mayoría de los casos de los gatos que Thalía cría le llegan a través de las redes sociales, donde personas la etiquetan o le escriben.

Me dicen ‘oye, es que me encontré este gatito, qué hago, dónde lo puedo llevar’, porque normalmente son gente que trabaja, que no tiene la disposición de cuidarlos y se entiende, entonces mi preocupación es dónde van a quedar esos gatitos y cuando nosotras tenemos espacio y tiempo para atenderlos, pues les digo que la única condición es que los traigan cerca”, cuenta.

Thalía dice que hay quien la apoya y le compra la leche que los gatitos necesitan o el alimento que ella les pide, pero de no ser posible están las donaciones que hacen otras personas que conocen los casos por la difusión que ella hace en sus cuentas de Twitter (@ThalizTH) y Facebook (Thalía Tetecatl).

Además cuenta con el apoyo y respaldo de su familia, sobre todo de su mamá.

“No nada más se trata de nosotros, se trata de varias personas las que apoyan y con esto logramos adquirir los insumos, sobre todo porque en lo que más gastamos es en alimento, por supuesto, y posteriormente ya nos vamos a lo que es la crianza”.

Thalía explica que durante las primeras cuatro semanas de vida los gatitos son lactantes, a la quinta semana empieza el destete y se les cambia la leche por alimento húmedo, luego se introducen las croquetas y se les desparasita, se les vacuna y cuando tienen 7 u 8 semanas se anuncia en redes sociales su adopción.

Cuidar a un gatito lactante, el trabajo de Thalía Tetecatl

A cada uno de los gatitos que ha rescatado y criado, Thalía le ha puesto una identidad acorde a su personalidad, misma que comparte en redes sociales.

El profesor Cuco es el más famoso, pero también están Ghost, los vaqueros Rowdy y Dutch, Tochtli y otros gatitos que han sido criados por la joven veterinaria, apadrinados por sus seguidores en redes sociales y dados en adopción responsable.

Pero, dice, el profesor Cuco es el más emblemático de todos y por el que mil 400 personas la siguieron en Twitter. Thalía cuenta que Karina, su rescatista, lo encontró en una bolsa de basura atado a un mofle de un auto y pensó que era una rata, pero después le dijeron que era un gato recién nacido.

La amiga de Karina la contactó y así fue como el profesor Cuco llegó a ella.

“Lo de profesor fue porque justo estaba yo planeando hacer un video en vivo en YouTube y dije: si ya me entregaron a este gatito, pues lo voy a utilizar para darles una clase muestra en vivo, para que vean cómo lo cuido y por eso se volvió profesor, enseña a todos las cosas correctas”.

El profesor Cuco fue dado en adopción y actualmente tiene siete meses. Thalía dice que aún algunos de sus seguidores en Twitter preguntan por él.

Sobrepoblación, el problema

A través del rescate de gatos huérfanos recién nacidos, Thalía visibiliza el problema del abandono animal y de los dueños irresponsables que no cuidan a los animales que adoptan.

Explica que aunque un problema muy grave en México y en todo el mundo es la sobrepoblación de gatos y perros en situación de calle, la mayor problemática son las personas que no están conscientes de la importancia de la esterilización o de que no deben abandonarlos.


Se les hace muy fácil deshacerse de los animales. Realmente lo que yo hago es la corrección de lo que alguien más hizo, es decir, yo salvo animales que la verdad no debieron haber existido nunca

Thalía Tetecatl

Rescatista de gatitos lactantes

“Mi objetivo es rescatar estos gatitos que desafortunadamente son separados de la madre, que no tienen la misma leche, que las probabilidades de morir son muy altas. Yo lo que quiero hacer es que la gente no cometa errores de alimentarlos mal, de cuidarlos mal. Realmente lo que hago más es asesorar, pero me falta generar un impacto en cuanto al tema de la esterilización , de hacer programas para atrapar gatos ferales, donde los esterilizas y los regresas a donde estaban”.

También puedes leer: Policías podrán entrar a domicilios por casos de maltrato animal en la CDMX