"El objetivo de este tratado es evitar graves violaciones de derechos humanos interrumpiendo el suministro irresponsable de armas que fomentan estas violaciones"
Daniel ZapicoRepresentante de Amnistía Internacional en México

México es el primer país de América Latina en ratificar el Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), aprobado en abril pasado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Ayer, el Senado de la República aprobó con 80 votos a favor y cinco en contra la ratificación del acuerdo cuyo objetivo es regular el comercio de armas y municiones, para evitar su exportación a países donde exista un importante riesgo de que se utilicen para cometer violaciones a los derechos humanos, así como evitar su desvío al comercio ilícito.

 “El objetivo de este tratado es evitar graves violaciones de derechos humanos interrumpiendo el suministro irresponsable de armas que fomentan estas violaciones”, afirmó Daniel Zapico, representante en México de Amnistía Internacional.

Se necesitan más firmas

México se convirtió apenas en la quinta nación en todo el mundo en ratificar el TCA, que necesita la confirmación de 50 países para entrar en vigencia.

Amnistía Internacional hizo ayer un llamado al resto de países de América Latina a seguir el ejemplo que México ha dado y apoyarlo lo antes posible.