La alcaldesa electa de Monterrey pondrá al frente de sus áreas más susceptibles en el tema de seguridad a un contralmirante de la Marina Armada de México, pero éste tendrá que coordinarse con soldados.

Y la reputación de las relaciones entre marinos y soldados es históricamente problemática, aunque también es cierto que la disciplina puede convertir las diferencias en afinidades.

El capitán de navío y contralmirante Augusto Cruz Morales llega a la administración de Monterrey con las mejores medallas.

Cuenta con la maestría en Seguridad Nacional que cursó en la misma Semar.

Incluso también cuenta con la orden del mérito naval de “caballero” por parte del gobierno chileno, donde fue agregado de Marina en la Embajada mexicana.

Sin embargo, es un hecho que tendrá que coordinarse con soldados, incluyendo los militares que ya están trabajando en administraciones municipales y que repetirán su cargo el próximo trienio.

Como el caso del Coronel de Guadalupe Enrique San Miguel, en Escobedo el general Hermelindo Lara Cruz y en García el general Manuel Martínez Olivares.

Los tres posiblemente repitan su cargo en esos municipios mientras que en Monterrey estará al frente el contralmirante de la Secretaría de Marina Armada.

Y las tres áreas que estarán bajo el mando de Augusto Cruz Morales son de especial atención.

Porque precisamente la Marina detuvo el 11 de marzo de 2010 a Rogelio González Heredia “El Roger”, entonces titular de la dirección de la Inspección de Alcoholes que ahora dependerá del marino.

También, en mayo de 2010 fue secuestrado el ahora diputado panista Enrique Barrios, cuando acababa de ser nombrado titular de Tránsito de Monterrey.

Y la Secretaría de Seguridad Regia es la tercera área que estará bajo el mando del capitán de navío, quien seguramente primero tendrá que batallar con los civiles que están en esas dependencias.

Esta es la primera vez que un marino será el secretario de Seguridad, pero a la vez también será la primera ocasión que esas tres áreas serán dirigidas por un solo hombre.

Así que el contralmirante quizás primero nombrara mandos de su confianza que le ayuden a llevar las tres dependencias donde ya hay viejos vicios, como la corrupción y la filtración del crimen organizado.

Y es que tanto antros con venta de alcohol, como las cuotas de Tránsito por parte de transportistas de carga, son dos de los conflictos que provocaron la detención de González Heredia y el plagio de dos días de Barrios.

El marino Augusto Cruz Morales también tendrá que rendir cuentas a sus superiores de la Semar, ya que seguirá adscrito a la Marina pero bajo el régimen de misión especial.

Su nivel de coordinación será clave con los civiles, pero también muy delicado con los soldados.