ARMAS

No hay imagen disponible

ARMAS

Comerciantes de la muerte

No es casualidad que los principales países que se han negado a apoyar el Tratado de Comercio de Armas (ATT, por sus siglas en inglés) auspiciado por la Organización de las  Naciones Unidas son los mayores productores de armamento, sus más asiduos clientes, naciones sumergidas en guerra, gobiernos represivos y añejas dictaduras.

No hay imagen disponible

ARMAS

Más restricciones, ¿menos muertes?

Durante su pasada visita a México, el presidente de Estados Unidos Barack Obama hizo a un lado –al menos en redes sociales– el encuentro bilateral con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto y siguió presionando al Congreso para que legisle a favor de mayores restricciones en las armas.

Obama publicó a través de su cuenta de Twitter: “600 mil norteamericanos han firmado ya la petición al Congreso demandando acciones para prevenir la violencia con fusiles”.

ARMAS

La guerra en casa

El controversial debate por el tema de la regulación de armas en Estados Unidos tiene razón de ser: más de 31 mil personas mueren anualmente por heridas de bala en territorio norteamericano, 87 al día, de acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades. 

ARMAS

ONU aprueba tratado contra armas

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por abrumadora mayoría su primer tratado que impondrá controles al multimillonario comercio internacional de armas.

Dicho acuerdo es un objetivo buscado durante más de una década para tratar de impedir el flujo de armamento a las manos de terroristas, grupos rebeldes y el crimen organizado.

Muchos países, incluyendo Estados Unidos, controlan sus exportaciones de armas. 

Pero nunca ha existido un tratado internacional que regule el comercio global de armamento, que se calcula suma 60 mil millones de dólares.

No hay imagen disponible

ARMAS

Imagine sin armas

El gobierno del presidente Barack Obama lucha por mayores restricciones en la venta de armas.

Por otro lado, los conservadores norteamericanos, repartidos entre republicanos y miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) hacen lo propio para que los controles sigan tal y como están actualmente.

Pero lejos del Congreso de Estados Unidos y de los legisladores en cuyas manos recae la responsabilidad de cambiar o no la situación al combate a la violencia con fusiles, Yoko Ono ha hecho eco con una simple pero poderosa imagen.



1 2