Novak Djokovic y Nick Kyrgios no se llevaban nada bien.

Ahora, ambos atletas que se enfrentarán en la final de Wimbledon el domingo han desarrollado una especie de “bromance”, como dijo Kyrgios, número 40 del ranking.

“Todo el mundo sabe que no hubo amor durante un tiempo”, comentó el australiano de 27 años, cuyo primer partido por el título de Grand Slam será el 32do de Djokovic.

“Fue saludable para el deporte. Creo que cada vez que jugábamos, había un alboroto alrededor. Fue interesante para los medios de comunicación, la gente que nos veía, todo eso”.

Kyrgios, que no se queda callado, fue especialmente crítico con Djokovic por organizar una gira de exhibición benéfica en 2020 en medio de la pandemia de coronavirus.

En enero de este año, Kyrgios fue una de las primeras voces que apoyó a Djokovic cuando su decisión de no vacunarse contra el COVID-19 le llevó a una saga legal y a ser expulsado de Melbourne antes del Abierto de Australia.

“Definitivamente tenemos una mejor relación que la que teníamos”, es la forma en que el primer preclasificado Djokovic describió las cosas.

Kyrgios parecía un poco más entusiasmado

“Ahora nos enviamos mensajes por mensaje directo en Instagram y otras cosas. Es muy raro”, dijo Kyrgios. “De hecho, a principios de la semana, me dijo: ‘Con suerte, te veré el domingo’”.

Pues bien, ciertamente se verán en la Cancha Central el domingo por la tarde, con bastante en juego.

Para Djokovic, de 35 años de edad, es la oportunidad de ganar un cuarto trofeo consecutivo en el All England Club y el séptimo en total (los ocho campeonatos individuales de Roger Federer en el torneo de hierba son un récord para un hombre).

También es una oportunidad para que el serbio consiga su 21er título de Grand Slam, lo que le situaría uno por delante de Federer y sólo uno por detrás de Rafael Nadal.

Que se retiró antes de su semifinal contra Kyrgios por un desgarre en el músculo abdominal.

Lee también: Nadal se retira de Wimbledon por lesión; Kyrgios avanza a la final

 

Para Kyrgios, por su parte, es una oportunidad de demostrar que alguien con el suficiente talento como para haber vencido a Djokovic, Federer y Nadal.

La primera vez que se enfrentó a cada uno de ellos también tiene la suficiente capacidad de resistencia como para triunfar en un torneo grande.

Está 2-0 contra Djokovic, aunque en un par de partidos en pista dura hace cinco años.

“Nunca pensé, que estaría aquí, para ser brutalmente honesto con ustedes”, comentó el tenista australiano.