24%

la probabilidad de que ocurra el Brexit, según un análisis estadístico del portal NumberCruncherPolitics


“Si Brexit llega a ocurrir, el dólar se apreciaría cerca de 10 por ciento, y eso implicaría, por ejemplo, que se pueda ir a 21 (pesos) fácilmente” 

Marco Oviedo

Economista en jefe para México en Barclays

Entre las principales divisas del mundo, el peso mexicano se ha convertido en la moneda con el peor desempeño en lo que va del año, registrando una depreciación de 7.39 por ciento contra el dólar.

Pero la mala racha aún no termina, y ahora el peso tiene que enfrentar nuevos riesgos en el horizonte. Uno de los principales factores dentro de esto es la posibilidad de que el Reino Unido (RU) abandonará la Unión Europea (UE), mejor conocido como Brexit.

El RU planea realizar un referéndum el jueves 23 de junio para decidir su permanencia en la UE.

En las últimas semanas la proporción de la población inclinada hacia el Brexit se ha incrementado, y un promedio de encuestas realizado por Bloomberg divide las preferencias de los británicos en un 46.8 por ciento enfocada en la permanencia y un 44 por ciento enfocado en la salida.

Recientemente, en el marco del EF Political Intelligence Summit organizado por el diario El Financiero, Marco Oviedo, economista en jefe para México en el banco británico Barclays, dijo que “si Brexit llega a ocurrir, el dólar se apreciaría cerca de 10 por ciento, y eso implicaría, por ejemplo, que se pueda ir a 21 (pesos) fácilmente”.

La semana pasada, ese análisis fue reiterado por parte de Andrés Jaime, estratega cambiario de Barclays, en entrevista con Bloomberg. “En el caso de una salida del Reino Unido, se tendrá un impacto adicional. El peso tiende a ser una de las monedas más sensibles de los mercados emergentes”, dijo Jaime.

El Brexit probablemente daría un golpe al crecimiento económico global y resultaría en una ola desordenada de volatilidad financiera. Sin embargo, el golpe que esto daría al peso no está atado fundamentalmente a los efectos que esto tendría sobre el desempeño de la economía mexicana.

La cruz mexicana

Más bien, el golpe cambiario resultante del Brexit provendría del rol que ocupa el peso mexicano en el mercado. Debido a la liquidez y libertad en el mercado cambiario mexicano, los operadores a menudo usan al peso como herramienta de cobertura.

Esto implica que cuando la volatilidad y la aversión al riesgo se incrementan, la moneda mexicana se ve castigada más allá de los fundamentos para ello.

Es por esto que, a pesar de que el crecimiento económico y la inflación se han mantenido estables en México, el peso se ha perdido el rally que experimentaron las monedas emergentes durante mayo. La divisa de hecho sufrió una depreciación ante temores, ahora reducidos, de un alza de tasas de interés en Estados Unidos.

Pero sin importar las razones fundamentales de esto, la tendencia de depreciación del peso podría profundizarse significativamente si el Brexit toma lugar.

En ese sentido no sorprende que el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF) de México, integrado por autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banco de México (Banxico) entre otros organismos, vea “riesgos significativos en el horizonte”, según indicó en su más reciente reporte.

Europa cerrará la puerta

Para quienes abogan a favor del Brexit, una de las mayores autoridades económicas de Europa tiene un mensaje: no esperen concesiones.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania, dijo en entrevista con el semanario Der Spiegel que “si la mayoría en Gran Bretaña opta por el Brexit, eso sería una decisión en contra del mercado común”. Esto quiere decir que RU no gozaría de libre comercio con los países de la UE, como lo hace actualmente, si decide abandonar la unión.

Esto causaría daños económicos a ambos lados del Canal de la Mancha, por ejemplo mediante la pérdida de mercados de exportación, pero Schäuble dice que las autoridades europeas se están “preparando para cualquier escenario posible con tal de limitar los riesgos”.

Sin embargo, el ministro indica que esta línea dura podría convertirse en algo temporal. “Europa también trabajará con Gran Bretaña si es necesario”, dijo Schäuble, añadiendo que “en algún punto, los británicos se darán cuenta de que tomaron la decisión equivocada. Y entonces los aceptaremos de vuelta algún día, si es lo que quieren”.

Pero para Schäuble aún una ligera victoria electoral por parte de quienes buscan que RU permanezca en la UE no sería razón suficiente para recobrar enteramente la tranquilidad.

“Debemos ver eso como una advertencia y una llamada de atención para no seguir operando como de costumbre”.

Los británicos deciden:

Según un promedio de encuestas realizado por Bloomberg

> 46.8% quiere permanecer en la UE
> 44% quiere Brexit