La inflación subió a 4.05 por ciento durante agosto y salió del rango objetivo del Banco de México (Banxico), informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), presentado por el Instituto, se registró un alza de 0.39 por ciento respecto al mes inmediato anterior.

La inflación registrada durante agosto (4.05) es el nivel más alto desde mayo de 2019 y además quedó fuera del rango establecido por Banxico, de 3 por ciento más/menos 1 punto porcentual.

Las cotizaciones más altas en el jitomate; el limón; los derechos por suministro de agua; gas doméstico LP; cebolla; tomate verde; precios de los servicios en loncherías, fondas, torterías y taquerías; piña; frijol y el precio de la vivienda propia influyeron en el aumento mensual de los precios.

En tanto, esta alza fue contrarestrada por los precios más bajo del huevo, naranja, pollo, cerveza, plátanos, chile serrano, aguacate, papa, servicios turísticos en paquete y en la gasolina de bajo octanaje (Magna).

El índice de precios subyacente –al interior del Índice Nacional de Precios al Consumidor– creció 0.32 por ciento mensual y 3.97 por ciento anual.

Por su parte, el índice de precios no subyacente aumentó 0.63 por ciento mensual y 4.30 por ciento anual.

El pronóstico de la caída de la economía mexicana en 2020 fue ajustado de 9.1 a 10.8 por ciento por Fitch Ratings, ante el pandemia por el COVID-19.

El país –según la calificadora– estará entre las naciones que tendrán una caída de doble dígito al cierre de este año, junto a España, Reino Unido, Francia e Italia.

“La inversión ha caído muy abruptamente, posiblemente reflejando las percepciones de los inversionistas sobre el clima de inversión, así como las interrupciones relacionadas con el virus”, detalló Fitch el pasado 8 de septiembre.

También puedes leer. FITCH RATINGS: ECONOMÍA MEXICANA CAERÍA 10.8% EN 2020