Después de una semana que incluyó la caída del 7.32 por ciento en el Nikkei, las acciones asiáticas se encuentran en su más larga trayectoria negativa desde noviembre del año pasado. 

Bloomberg reporta que esto se debe en parte a que la apreciación del yen redujo el pronóstico de ganancias para las exportadoras japonesas y a que el panorama de crecimiento se ha reducido en China.

Algunos indicadores clave han pintado una imagen desalentadora para Asia durante la semana. En Tokio, el Topix cayó 8.88 por ciento y el Nikkei 225 perdió 7.33 por ciento durante la semana. El MSCI Asia-Pacific tuvo su quinto día de caída, alcanzando los 136.97 puntos y su peor nivel en un mes.

Por su parte las acciones de grandes exportadoras como las automotrices Nissan y Honda bajaron ayer en un 6.84 y 4.31 por ciento, respectivamente. Mientras que las de Sony perdieron 6.3 por ciento.

En China, el discurso de tolerancia por parte del presidente Xi Jinping ante el nuevo panorama de crecimiento ligeramente disminuido ha llevado a una reevaluación de la estimación de crecimiento chino para el 2013. 

Bank of America ahora estima que China crecerá un 7.6 por ciento, después de reducir por segunda ocasión en el año su pronóstico.