El actual brote ha contagiado a 14 mil 413 personas, de las cuales 5 mil 177 han muerto, según la OMS

Mientras levanta aplausos por ser el país que más ha contribuido a combatir el ébola en África, el Gobierno cubano sigue despertando críticas por la forma en que trata a sus nacionales.

Félix Báez Sarría, uno de los médicos enviados por La Habana, contrajo el virus mientras asistía a la población de Sierra Leona, informaron autoridades cubanas.

Pero Cuba enfatizó que no repatriará a él ni a ninguno de sus trabajadores de la salud que se contagien de la enfermedad, por lo que Báez Sarría recibirá atención médica en Ginebra, Suiza.

“Nuestro colaborador está siendo atendido por un equipo de profesionales británicos, con experiencia en el tratamiento a pacientes que han presentado la enfermedad”, afirmó el Ministerio de Salud de Cuba en un comunicado.

Cuba recibió la admiración de la comunidad internacional en octubre, cuando anunció el envío de 256 médicos y asistentes a las tres naciones más afectadas por el brote de ébola: Guinea, Liberia y Sierra Leona. 

Sin embargo, algunos se han mostrado cautelosos con la movida de Cuba, pues creen que hay motivos políticos detrás de ella.

Además, sugieren que los médicos cubanos podrían estar desprotegidos. 

Aun así, el director Adjunto de la Cooperación Médica Internacional, Jorge Delgado Butillo, aseveró a Notimex que seguirán en la lucha.

“Su condición (la de Báez) no es crítica, seguro de que va a sanar”, manifestó.

“Vamos a seguir trabajando, no tenemos miedo. Esto sólo nos lleva a ser más cuidadosos”.