En diciembre de 2021, cuando Olaf Scholz tomó posesión como canciller de Alemania, tenía en su agenda diferentes metas que cumplir y retos que solucionar, los cuales se han incrementado con el paso del tiempo.

Actualmente, su partido enfrenta denuncias de cinco mujeres que, aseguran, fueron drogadas durante una fiesta a la que asistieron diputados, colaboradores del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) y el propio canciller.

De acuerdo con la Policía de Berlín, la primera víctima en dar a conocer su caso fue una joven de 21 años que, según declaró, durante la reunión consumió alimentos e ingirió bebidas sin alcohol y a partir de eso no recordó nada desde las 21:30 horas.

La denunciante detalló que antes de perder la noción comenzó a sentirse mareada y no fue sino hasta el día siguiente que acudió a realizarse pruebas médicas para verificar si tenía drogas en su cuerpo. Al cierre de esta edición no se difundieron los resultados de sus análisis.

En cuanto se dio a conocer el caso de esta joven alemena, la policía se percató de los otros cuatro casos con síntomas similares, mas no se expusieron sus nombres ni edades.

Katja Mast, integrante del grupo parlamentario del SPD, comentó al respecto que todos estaban “horrorizados por este increíble evento”, por lo que harían todo lo que estuviera a su alcance para aclararlo.

“Recomiendo a todos los afectados que informen de esto. Y, por supuesto, los líderes de la SPD pueden ser contactados en cualquier momento por las víctimas”, compartió la integrante del Bundestag.

Para la doctora Ana Luisa Trujillo, docente del Centro de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, considerando que este tipo de temas son delicados en cualquier parte del mundo, deben ser atendidos con todo el rigor que implica.

“Creo que esto sí puede ser una afectación para el canciller al haber sido una fiesta del Partido Socialdemócrata y al haber estado él ahí (…) Pero si la investigación se hace correctamente pueden llegar al fondo del asunto y no pasará a mayores”, opina.

Una vía para conocer otras pistas sobre lo ocurrido sería averiguando más de las personas que asistieron, a quienes se les pueden contactar fácilmente pues todos recibieron una invitación para ingresar al evento.

Fue el portavoz del SPD quien dio a conocer ese detalle, asegurando que el partido tenía toda la disposición de cooperar en el caso.

‘Es correcto que Olaf Scholz se mantenga reservado’

En cuanto se dieron a conocer las vivencias de las cinco jóvenes durante su asistencia a la fiesta del SPD, distintos medios locales e integrantes del Parlamento alemán no perdieron el tiempo para hablar del tema.

Quien a la fecha no ha brindado una declaración es el canciller Olaf Scholz, y se espera que continúe así al menos hasta que el caso se haya resuelto y se tenga conocimiento de quiénes fueron los responsables de estos actos.

“Creo que es correcto que se mantenga reservado. Al final él no es el único que lidera el partido, sino que hay otras personas que son quienes se han pronunciado y lo han hecho de manera adecuada. Tal vez el canciller podría pronunciarse cuando ya haya una sentencia”, comparte la doctora Trujillo.

Para ella, mientras que las autoridades correspondientes continúan con el caso, Scholz podría seguir impulsando su figura atendiendo otros rubros relevantes para el país, como el asunto de los energéticos.

Cuando Alemania dio por terminada su relación con Rusia por invadir Ucrania, los alemanes se quedaron sin su mayor proveedor de gas, por lo que sus precios se incrementaron, dejándole al canciller un reto monumental.

“La situación en Alemania se dificulta por el asunto de los energéticos y seguramente en eso se seguirá enfocando el canciller”, subraya la docente de la FCPyS.

Respecto al asunto de las denuncias, lo que por ahora podría hacer Olaf Scholz sería reforzar la seguridad en próximas reuniones del SPD no sólo con invitaciones personales para el acceso, sino con vigilancia dentro de la reunión.

Con esto, los asistentes podrían sentirse más seguros y el partido en el poder garantizaría que un evento parecido no volverá a suceder.

También puedes leer: Con economía y vivienda, Olaf Scholz podrá impulsar su gobierno junto a su coalición