A tres años de que en el Palacio de Bellas Artes ocurriera un incendio originado por un corto circuito, la actual directora del INBAL, Lucina Jiménez, declaró que las labores relacionadas a la red eléctrica están concluidas, sobre todo gracias al apoyo de la CFE, la Secretaría de Cultura y el gobierno federal.

A través de una conferencia de prensa, la también antropóloga detalló que, en los más de 80 años de historia del recinto, es la primera vez que estos trabajos en la red eléctrica fueron realizados, llevándolos a reconocer dicha labor.

Destacó que luego de registrar el incidente hace tres años, se había estimado  que la inversión en la red eléctrica sería de 400 millones de pesos; sin embargo, el pago final total fue de tan solo 30 millones, “radicalmente diferente a lo que se había previsto por la administración anterior”.

Para obtener dicho monto, Jiménez compartió que la dirección del INBAL y CFE, del Palacio de Bellas Artes y de la subdirección general de Patrimonio Artístico Inmueble se reunieron para después conversar con el presidente de la República.

De ese modo, Andrés Manuel López Obrador ordenó que los recursos necesarios se obtuvieran a través del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, vía Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Durante la primera etapa del “Programa de trabajo para la modernización de la Red Eléctrica de media y baja tensión del Palacio de Bellas Artes”, la cual inició el 2 de febrero del 2020, los trabajadores de la CFE comenzaron sus labores a partir de las 22:00 horas; sin embargo, debido a la crisis sanitaria, se pudo laborar todo el día.

La CFE desplegó un equipo de trabajo y realizó el diagnóstico técnico de todas áreas del Palacio de Bellas Artes: pasillos, sótanos, azotea, oficinas administrativas, museo, acceso principal, alumbrado arquitectónico y en cada centro de carga para iluminación y fuerza del inmueble.

No fue sino hasta mes que se hizo la entrega final de todos los trabajos realizados durante el año, entre los que destacan el mantenimiento y puesta en servicio de cinco equipos en plantas de emergencia, reemplazo de acumuladores, cambio de lubricante y refrigerante, ajuste de bandas, revisión y limpieza de generador y rellenado de combustible.

Además, se realizó el levantamiento de todos y cada uno de los centros de carga, identificando 212 tableros, y resultando como cifra final suministro y colocación de 90 tableros y 3000 circuitos electrónicos, así como el reemplazo de gabinete de protección eléctrica, análisis del comportamiento de la demanda y revisión del equipo de transferencia automática.

De acuerdo con Lucina Jiménez, después de que se llevaron a cabo estos trabajos, la vida útil de la infraestructura eléctrica se extendió hasta 30 años.

Entre sus beneficios está que el público disfrutará de espectáculos de vanguardia, con producciones que requieren audio, video e iluminación con alta demanda de energía eléctrica sin interrupciones.

Además, se garantiza el adecuado funcionamiento de los modernos equipos de Mecánica Teatral, Audio, Video e iluminación con los que cuenta el recinto.

Por otra parte, la directora del INBAL adelantó que en una segunda etapa de la modernización integral del Palacio se realizará el cambio de la actual concha acústica de la sala principal, que es un riesgo para la seguridad de los trabajadores debido a que, por su complicada mecánica, volumen y peso, no fue apta desde su instalación en pasadas administraciones, para la estructura del inmueble.