El hecho de estar delgado o en forma no representa necesariamente estar bien de salud, alerta el médico cardiólogo José Alfredo Estrada.

“Estar delgado no representa que tengamos un colesterol normal, estar obeso tampoco representa que tengamos un colesterol elevado. Obviamente, la obesidad va de la mano con trastornos en los lípidos, pero no es una condición específica y, sobre todo, lo apunto porque las personas delgadas, que hacen ejercicio y comen bien, nunca se checan los niveles de colesterol y deben de checárselos, porque a partir de ahí podemos determinar si tienen elevación o no del colesterol para dar tratamiento en el caso específico”, explica el cardiólogo.

El especialista asegura que la hipercolesterolemia tiene que tratarse con expertos en la salud para controlarla a la brevedad, tanto con cambios en la alimentación como con medicamento en caso de que así lo recomiende un especialista.

“Obviamente, disminuir el ingreso de carbohidratos, disminuir el ingreso de grasas saturadas, sobre todo, y esto nos va a llevar a tener una disminución del colesterol”, explica.

Todas las personas adultas tienen que hacerse revisiones de forma periódica para conocer sus niveles de lípidos. Estas deberán empezar después de los 20 años de edad para conocer los niveles y establecer controles y tratamientos.

“Si los colesteroles son normales, estamos hablando de 116 mg de colesterol LDL, que es el máximo hoy aceptado por las vías internacionales del control y cuidado de los lípidos tanto en Estados Unidos como en Europa, que establece también las guías mexicanas del control de colesterol”, comenta Estrada.

El experto afirma que cada paciente debe tener un diagnóstico personalizado, ya que con ciertas condiciones como la diabetes hay que realizar otros cuidados. Por ello, es importante acudir con los especialistas en salud.

Enfermedad asintomática que amenaza a la salud

El médico José Alfredo Estrada señala que un 40 por ciento de las personas tiene colesterol elevado en la sangre, a ello se le considera una enfermedad silenciosa, ya que no presenta síntomas.

“(La hipercolesterolemia) puede llevar a desencadenar una serie de enfermedades que son la primera causa de muerte en nuestro país. Me estoy refiriendo a la cardiopatía isquémica, es decir, el infarto al miocardio. El colesterol es el que se acumula en las arterias coronarias, que después nos va a dar este tipo de problemas”
José Alfredo EstradaMédico cardiólogo

El médico recuerda que esta enfermedad afecta a las personas en su edad productiva, es decir, a partir de los 20 años, por ello es importante conocer los niveles de lípidos en la sangre.

“Ocho de estos accidentes cardiovasculares son evitables con ese estudio. Los niveles altos de colesterol en la sangre no producen síntomas y, por ello, se puede ser obeso, pero tener buenos niveles de colesterol; o ser una persona que se ejercite y estar delgado y tener niveles altos de colesterol”, detalla el cardiólogo.

José Alfredo Estrada comenta que hay dos tipos de colesterol, uno que ayuda a limpiar las arterías conocido como “colesterol bueno”, y otro que hace todo lo contrario, las obstruye, ese es conocido como “colesterol malo”.

“Esta es una enfermedad silenciosa, es un asesino silencioso, no da sintomatología agregada, pero lo que tenemos que hacer es medir nuestro nivel de colesterol sanguíneo. Hay que hacer un estudio en la sangre, un perfil de lípidos completo, donde podamos tener la medición del colesterol bueno, el colesterol malo, el colesterol total y los triglicéridos”, explica.

El llamado “colesterol bueno”, por ejemplo, es aquel que se encarga de limpiar las arterias y que se le conoce como HDL, por sus siglas en inglés, y es de alta densidad. Ese, normalmente, la mayoría de los mexicanos lo tienen bajo, cuando debería ser al revés

En tanto, el “colesterol malo”, denominado como LDL, es de baja densidad y se acumula en las arterias hasta que las bloquea; por ello, puede llevar a las personas a padecer enfermedades cardiovasculares.

La dieta de los mexicanos, ciertamente, es rica en carbohidratos y grasa, así que es importante conocer los niveles de lípidos con un estudio sanguíneo, y que éste sea revisado por un experto de la salud.

“Si nosotros controláramos el colesterol, la presión arterial y la obesidad, que cada día se incrementa en nuestro país, podríamos evitar ocho de cada 10 muertes cardiovasculares, si tuviéramos el control específico. Por eso es muy importante que las personas se revisen los niveles de colesterol, se chequen los niveles de presión y hagan una dieta adecuada para controlar su peso o disminuirlo en caso de que tengan sobrepeso u obesidad”, expone.

Además de la revisión, el médico hace un llamado a abandonar hábitos como el del tabaco y el consumo del alcohol.

“Nunca está de más, los hábitos higiénico-dietéticos se deben llevar adecuadamente, y me refiero al buen comer, me refiero a hacer ejercicio, a abandonar el hábito del tabaco, del alcohol, que generalmente están rodeados de ingresos importantes de grasa y de carbohidratos que van a llevarnos finalmente a elevar los niveles de colesterol LDL”, comparte Estrada.

También puedes leer: La hipertensión arterial y la enfermedad renal: el ciclo peligroso que puedes prevenir