Dos hombres fueron arrestados como presuntos cómplices del narcotraficante José Noriel Portillo Gil señalado por las autoridades como responsable de los homicidios de los sacerdotes jesuitas, de un guía de turistas y de uno de los hermanos Berrelleza Rábago, todos sucedidos en Cerocahui, Municipio de Urique, Chihuahua.

Los detenidos fueron identificados oficialmente como José Pablo M. Q., alias “El Barbas” y Evaristo A.L., apodado “El Chispas”, de 24 y 36 años de edad respectivamente.

A José Pablo se le señala como parte de la organización criminal comandada por José Noriel. Pero no se dio a conocer cómo fue detenido.

Evaristo presuntamente se ocultaba entre unos matorrales, en una brecha que conduce de Bahuichivo a Cerocahui, y corrió al verse sorprendido por los agentes.

Pero fue alcanzado por agentes que integran un operativo en busca de “El Chueco”. Presuntamente a él se le aseguró el fusil calibre 7.62 por 39 abastecidos con 101 cartuchos, un radio de comunicación portátil y un chaleco táctico con camuflaje en color verde, informó personal de Gobierno del Estado de Chihuahua.
Evaristo fue puesto a disposición del Ministerio Público Federal por el delito contra la seguridad de la comunidad y portación ilegal de arma de fuego.

Sin embargo, como resultado de las investigaciones realizadas para esclarecer los homicidios ocurridos el pasado 20 de junio en la comunidad de Cerocahui, las autoridades ministeriales determinaron que ambos hombres están relacionados con la inhumación del cuerpo de Paul Osvaldo Berrelleza Rábago, cuyos restos fueron localizados el pasado 7 de julio en un punto del Cerro Colorado, en el municipio de Urique.

Por lo anterior, se les cumplimentó una orden de aprehensión en contra de José Pablo y Evaristo por los delitos de desaparición de persona en su modalidad de ocultar y/o inhumar un cadáver y también por delincuencia organizada, en la causa penal número 2118/2022, indicó personal de Gobierno del Estado.

Este mismo miércoles, ambas personas fueron puestas a disposición de un Tribunal de Control para formularle cargos legales y quedaron sujetos a la medida cautelar de prisión preventiva.

Puedes leer: Senadores proponen otorgar medalla Belisario Domínguez a sacerdotes jesuitas asesinados

El pasado 20 de junio fueron asesinados los sacerdotes jesuitas, Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar en una iglesia de Cerocahui, Urique cuando pretendían darle auxilio al guía de turistas Pedro Eliodoro Palma Gutiérrez quien previamente había sido “levantado” por José Noriel Portillo “El Chueco” y severamente golpeado. El guía buscaba refugio en la capilla, pero también fue asesinado.

Los cadáveres de los religiosos y el laico fueron recuperados el pasado 22 de junio y el 7 de julio se encontró la fosa donde estaba el cuerpo de Paul Berrelleza.

Mientras que Jesús Armando Berrelleza fue localizado sano y salvo, gracias a que el 20 de junio, cuando ocurrió el ataque. él logró correr y estuvo escondido durante varios días, indican datos aportados por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chihuahua.