Los funcionarios del Gobierno federal aseguraron que la curva de contagios de COVID-19 se había “aplanado”, hoy los documentos oficiales y el número de casos reportados indican que no solamente nunca se detuvo el crecimiento de casos, sino que la emergencia sanitaria va en ascenso.

El Gobierno de México presumió en junio de 2020 que habían logrado domar la pandemia, sin embargo en enero de 2021, seis meses y más de 100 mil muertos después, los datos oficiales reflejan que el virus no estaba cediendo, sino que se fortalecía.

A mediados del año pasado, el 25 de junio de 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en el Estado de México que gracias al resguardo domiciliario de las personas se protegió a los adultos mayores y se evitó una explosión de contagios. El mandatario se refería a la Jornada Nacional de Sana Distancia iniciada el 23 de marzo y la cual concluyó el 30 de mayo.


Afortunadamente, como nosotros logramos que no se difundiera, que no se esparciera, que no se expandiera el virus, que no creciera tanto la epidemia, pues se logró lo que dicen los técnicos: aplanar la curva; en vez de que se disparara así, hacia arriba, se aplanó

Andrés Manuel López Obrador

Presidente de México

En ese entonces se sumaban poco más de 200 mil contagios y se registraban alrededor 25 mil muertos en el país.

Entonces, decían que lo más difícil de la tragedia había pasado y el “peor escenario” implicaría más de 60 mil fallecimientos.

La idea de que se aplanó la curva de contagios fue respaldada por otros funcionarios como el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien es el responsable de la atención a la pandemia por COVID-19 en el país.

“La curva epidémica es la representación visual de la cantidad de casos que se presentan cada día y se ve que a partir de la semana 29, la última semana de julio, hay una reducción, es decir, un descenso en la cantidad de casos que se presentan cada semana”, explicó el 22 de septiembre el propio subsecretario.

Sin embargo, de acuerdo con información de la Secretaría de Salud entregada vía transparencia, la dependencia federal nunca entregó datos o documentos que avalen las afirmaciones del primer mandatario del país y otros integrantes de su gabinete o partido.

“Por parte de la Dirección General de Epidemiología no se ha enviado nada por escrito al Presidente de la República Mexicana relacionado con la situación de la pandemia de COVID-19 en México”, refiere la respuesta firmada por el propio José Luis Alomía Zegarra, médico especialista que aparece en las conferencias de las 19:00 y presenta el comunicado técnico diario.

Por su parte, el Consejo de Salubridad General, que opera las respuestas ante la emergencia sanitaria, ha dicho también que es inexistente algún reporte para el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que dichas comunicaciones “no son atribución de este Consejo”.

También puedes leer:

El peor momento de la pandemia de COVID-19

Continúa reactivación de comercios