La lucha interna en Morena, provocada por la sucesión presidencial adelantada, “puede convertirse en una lucha fratricida, en donde todos perderemos y donde nos alejaremos de la ratificación del triunfo en el 2024”, advirtió el senador Ricardo Monreal Ávila.

“Hay mentes, pensamientos al interior de Morena, identificados con alguna aspirante, hombre o mujer, que piensan equivocadamente que es terminando y liquidando a los otros adversarios, como se harían de la candidatura sin problemas. No creo que el hecho de alimentar estas luchas internas y facciosas pueden provocar una ruptura en Morena”.

Aclaró que sólo tienen un plan: suceder en el cargo a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y convertirse en el “presidente de la reconciliación nacional”, por lo que ganará a la buena la candidatura de Morena a la Presidencia de la República de 2024, con la gente, la militancia y el pueblo.

Te sugerimos: Ricardo Monreal se destapa oficialmente a la presidencia

En conferencia de prensa, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado reiteró que es un error haber anticipado con tantos años la sucesión presidencial.

“Ahora, tenemos una lucha interna que cada vez va a ir creciendo y agudizándose en el tono y en la acción, lamentablemente; pero hay que hacer control de daños, contención y actuar con prudencia y resistir a esta situación, que considero equivocada por parte de quienes simpatizan con los dos candidatos vinculados, o muy cercanos al gobierno”.

En cuanto al ofrecimiento de la dirigencia nacional del PTD para que sea su candidato presidencial, Monreal Ávila agradeció la deferencia de Jesús Zambrano, pero por el momento estoy dedicado al Senado y, como fundador de Morena, “estoy luchando en Morena, porque una vez que se lance la convocatoria, participar en ella y ganar a la buena con la gente de la militancia, con el pueblo”.

Resaltó que seguirá platicando con la oposición, “porque es mi convicción y porque creo que México requiere de contrapesos políticos centrados en el régimen de partidos institucionales”.

Al comentar sobre un posible ofrecimiento de la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México para declinar a su aspiración presidencial, reiteró que no busca “un puesto de consuelo, de acomodo personal o un puesto de compensación.

A la gente que cree en nosotros, poca o mucha, debo de decirles que no estoy negociando, que no voy a declinar en nuestra aspiración y que no estoy buscando un acomodo personal, ni estoy buscando puestos de dinero, ni puestos de poder, ni puestos de control político”.

Reconoció que cuenta con la simpatía de la nomenclatura política ni del poder en turno, pero que no es la primera vez que se enfrenta a la adversidad política, “siempre ha sido así en mi vida, luchar contra la adversidad”.